domenica 2 settembre 2012

Exigen llamar a cuentas a Añorve Baños por la crisis en Acapulco


Sugiere Felipe Flores, del Cecop, hacer una auditoría en su periodo como alcalde

Exigen llamar a cuentas a Añorve Baños por la crisis en Acapulco

Verónica Escobar, usada como “tapadera” del ahora diputado federal en el desfalco al municipio, dicen
SUSANA GARCÍA GUTIÉRREZ, FRANCISCA MEZA Y HÉCTOR BRISEÑO
La crisis financiera que vive el municipio de Acapulco es responsabilidad principalmente del ex alcalde Manuel Añorve Baños, actualmente diputado federal plurinominal, y debe ser llamado a cuentas, expresaron dirigentes sociales y abogados.
En entrevistas separadas, el vocero del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a La Parota (Cecop), Felipe Flores Hernández; el ex diputado local Rómulo Reza Hurtado; y el ex presidente del Consejo Estatal del Partido de la Revolución Democrática, Norberto Refugio Chamú, coincidieron en señalar que el ex edil “es el principal responsable”.
Flores Hernández consideró necesario hacer una auditoría a la gestión de Añorve Baños, por el desfalco que ha resultado en el ayuntamiento.
Aseguró que a la presidenta Verónica Escobar Romo, sólo la usaron “como tapadera” para ayudar a Añorve Baños, pero “el que ha cometido todo el daño al ayuntamiento, a las arcas municipales es Manuel Añorve, por lo tanto a él se le tiene que hacer auditoría y para que devuelva lo que se llevó o de lo contrario que el pueblo exija que le quiten la diputación”, aseveró.
Consideró injusto que ahora el ex alcalde esté muy tranquilo en la Cámara de Diputados y en Acapulco están los conflictos.
“Muy tranquilo, muy campante ya está en México esperando cobrar sus quincenas como diputado, creo que el pueblo de Acapulco tiene que exigir que se haga una auditoría al palacio municipal”, manifestó.
El abogado Rómulo Reza Hurtado expresó que aunque Escobar Romo es suplente de Añorve, “no tiene porque cargar con culpas ajenas” por la situación de deudas en las que encuentra el ayuntamiento.
Dijo que en lo legal, el ex edil tuvo todo el derecho de dejarle a Escobar Romo la administración, pero que tal vez fue porque “se encuentra en bancarrota el municipio”.
Agregó que si hubo desvíos de recursos, entonces procede a que lo determinen las auditorías superiores del estado que se hacen cada mes, para que éste responsabilice a quién estuvo en ese tiempo a cargo, pues “me extraña que hayan dejado a Escobar Romo con la responsabilidad, eso nunca pasa”.
Reza Hurtado explicó que deberán realizarse investigaciones congruentes para determinar en qué tiempo hubo desvíos, ya que “no se vale que le tengan que cargar la mano a la alcaldesa”.
Por su parte, Refugio Chamú señaló que Añorve “es el principal responsable” de la crisis financiera del municipio y “se le debería llamar a cuentas, pero precisamente por eso buscó impunidad para que no le hagan nada. Él es el principal indiciado, aunque se finquen responsabilidades a quienes se les tengan que fincar.
La crisis financiera heredada por el ex alcalde priísta Manuel Añorve Baños, cuantificada en una deuda de mil 500 millones, según fuentes municipales, mantiene al ayuntamiento de Acapulco sin poder pagar su quincena a unos 5 mil trabajadores, que han tenido que postergar las protestas ya que el viernes fue declarado inhábil por ser Día del Burócrata y luego se atravesó el fin de semana.
Añorve Baños pidió licencia para separarse del cargo el 14 de marzo pasado para buscar ser diputado federal plurinominal; antes había hecho lo mismo para ser candidato a gobernador y tras perder frente a Ángel Aguirre Rivero, regresó a la comuna por unos meses.
Sin embargo, desde que asumió la presidencia como interina, Verónica Escobar no ha podido tener el control de los recursos, y los proveedores empezaron a hacer largas filas en la Secretaría de Finanzas del municipio para intentar hacer sus cobros.
Los boquetes financieros de Manuel Añorve empezaron a verse desde que comenzó la actual administración, ya que la mayor parte de los fondos municipales se destinaron a actividades de promoción de su imagen. Uno de los gastos más visibles fue la organización de eventos masivos para quinceañeras o para bodas, donde se contrataron grupos musicales y la operación de una televisora privada.
Otro hecho significativo fue cuando el ayuntamiento absorbió la deuda privada de un grupo de empresarios que había cobrado un concierto con la cantante Gloria Trevi, pero luego ella no se presentó y el ayuntamiento salió a devolver el costo de sus boletos a quienes lo habían adquirido.
Sin embargo, el caso que más suspicacias generó –pues las versiones decían que se utilizarían recursos derivados de ahí para la próxima campaña por la gubernatura– fue la construcción del paso elevado Bicentenario, en la avenida Cuauhtémoc.
Se trató de una obra realizada en zona inundable, lo que pronto quedó demostrado, con tal mala calidad en su diseño, que una vista aérea muestra cómo la vía está chueca, y es muy angosta. No obstante, costó más de 200 millones de pesos.

Nessun commento: