venerdì 8 agosto 2014

Proyecto Isla Ixtapa, historia de otro despojo ambiental...

Proyecto Isla Ixtapa, historia de otro despojo ambiental


Hercilia Castro


 El proyecto Isla de Ixtapa de Fonatur, que tendrá más de 4 mil cuartos de hotel, campo de golf, y más de 3 kilómetros de playa, de la empresa desarrolladora Los Médanos SA de CV, abarcará desde Playa Linda, Pantla, Barrio Viejo y Barrio Nuevo. Con una vigencia de 52 años, fue publicado así en la Gaceta Oficial de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) de junio pasado.

En el apartado de información general de su Manifestación de Impacto Ambiental promovida en 2011, destaca que “su ubicación frente al mar, su cercanía con la zona hotelera de Ixtapa, que es un centro turístico de importancia internacional. El sitio cuenta con vías de acceso que facilitan la visita de turistas”.
La MIA, ingresada en 2009 en la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Semarnat, y vuelta a ingresar en 2011, apareció aprobada con una vigencia de 52 años, ello en la gaceta ecológica del 19 al 26 de junio del presente año con el nombre de Isla Ixtapa y número de proyecto 12GE2011UD010. Es decir, recientemente el proyecto se aprobó.

“Las obras permanentes del presente proyecto serán destinadas únicamente a instaurar una vía de acceso y sus obras accesorias afectando una superficie de 21,772.85 m2. El resto de la superficie que equivale al 80% del predio y que es igual a 82,879.39 m2, se destinará para uso de áreas verdes y jardines. En la siguiente tabla se aprecia el cuadro de construcción”, dice el MIA de Los Médanos.


El proyecto Isla Ixtapa tiene sin embargo, una historia turbia ya que en 2005, ejidatarios y campesinos comenzaron un litigio contra Los Médanos SA de CV, por la posesión de hectáreas. La desarrolladora quería despojar a 18 campesinos de Barrio Nuevo, donde también hay un ejido.
Incluso en su momento los campesinos formaron la sociedad cooperativa Copropiedad Las Salinas Viejas, en la que impulsan otros proyectos productivos, como la cría de camarón blanco, pues dentro de las 161 hectáreas hay una laguna natural que ocupa 15 hectáreas de terreno cerca del mar.

El pleito legal contra los campesinos empezó luego de que los inversionistas compraron a una vecina –dueña únicamente de 55 hectáreas– colindante de sus tierras. Ella en el contrato de compra-venta que entregó a los inversionistas señala en una de las cláusulas que en las tierras que adquieren hay gente ocupándolas pero que éstas “no son problema”.

Sin embargo, los problemas empezaron  cuando descubrieron los comuneros que en un documento de apego y deslinde, la vecina incluyó las 161 hectáreas que les pertenecen y de las que cuentan con los respectivos registros de propiedad desde hace más de 30 años.
 




Para 2009, bajo el gobierno del ex alcalde priísta Alejandro Bravo Abarca, en sesión de Cabildo, se cambia fast track el cambio de uso de suelo del Plan Director de Desarrollo Urbano (PDDU), pasando a turístico residencial la zona ejidal de Barrio Viejo. La Manifestación de Impacto Ambiental, de nueva cuenta ingresó, con la particularidad de que fue aprobada hace dos años y publicada la vigencia hace un mes. La empresa Médanos de Ixtapa, denunció a los campesinos  ante la Procuraduría General de la República girando órdenes de aprehensión contra ellos, y en 2012, varios de los afectados huían debido a la cacería. Tan sólo por el delito de luchar por sus tierras.

En la MIA de Isla Ixtapa, el proyecto resalta en la página 8 que “En esta zona sólo se observa un sistema urbano, conformado por las localidades Pantla y Barrio Nuevo, el cual estructurará su vialidad primaria, ligando a esta localidades y penetrando hasta las áreas de reserva turística y ecológica localizadas al norte de la Laguna de Pantla, incluyendo a las zonas de playas”. Sin embargo, también pasa sobre los puntos de Barrio Viejo y la zona de Playa Linda, actualmente playa pública y que colinda con el desarrollo hotelero Ixtapa (De Fonatur).

Curiosamente, el Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), emitió en el siguiente boletín de prensa del 15 de diciembre de 2009 que “El día de hoy el Fondo Nacional de Fomento al Turismo FONATUR, inicia una nueva etapa mediante la cual certificará desarrollos turísticos de la iniciativa privada. Este programa denominado “Programa de Asesoría y Certificación de Calidad FONATUR” comienza hoy con la firma del contrato celebrado con el desarrollador Los Médanos Ixtapa, S.A. de C.V. para desarrollar el proyecto denominado “Isla Ixtapa” que se ubicará en Ixtapa Zihuatanejo, Gro en una zona colindante al Centro Integralmente Planeado, CIP de Fonatur, misma que virtualmente se convertirá en una extensión del mismo”.



“Este complejo que será el primero en formar parte de este programa, constará de alrededor de 4 mil cuartos, contará con 3 kilómetros de playa y un campo de golf de firma. Se estima que este proyecto, generará más de 4,500 empleos entre directos e indirectos, en apoyo a la economía y desarrollo regional, contribuyendo a poner al Estado de Guerrero a la altura de otros destinos internacionales”, expuso.
El proyecto omite los núcleos poblacionales y los accesos públicos a playas, privatizando en aras del “desarrollo turístico” a las poblaciones afectadas, que serán condenadas al subempleo, la migración y el deterioro de sus comunidades; sin olvidar los casos reales de incumplimiento de FONATUR en el propio desarrollo de Ixtapa, que a 42 años de expropiación aún no liquida la parte económica a los ejidatarios afectados.



No queremos a Fonatur porque viene avasallante
Pero los buenos pronósticos de generación de empleos y desarrollo que presenta Fonatur no convence a los pescadores, como es el caso de los socios de la cooperativa pesquera Isla de Ixtapa, pues apenas hace menos de un mes, Fonatur entró con violencia a excavar en Playa Linda y los trabajadores de esa dependencia aseguraron a los pescadores lugareños que nadie detendría un proyecto de México.
Al menos, serán 2 mil 750 los afectados, tanto de la zona de Playa Linda como de La Isla Ixtapa. “Tenemos cicatrices que no se pueden borrar, Fonatur ya nos la ha hecho, nos han sacado antes” dice don Inocente Pérez Arellano, pues en 1982 fueron engañados por la dependencia y sacados de Playa Quieta donde existía una dársena natural, actualmente ningún turista o lugareño pueden entrar a menos sean socios o clientes del hotel Club Med.



Muchos de ellos, no tienen estudios universitarios, viven en Barrio Viejo, comunidad a 15 minutos de Zihuatanejo y 30 minutos en transporte público y que a pesar de ser cercana, pareciera que la civilidad jamás llegó. Sólo la avenida principal tiene asfalto, las demás calles del pueblo no tienen pavimentación, las clínicas de salud están casi abandonadas y las escuelas principales tienen carencias. El progreso no ha llegado a Barrio Viejo en las necesidades más básicas.







Los pescadores narran que también en 1997 sufrieron el desalojo violento a manos del Ejército Mexicano cuando fueron sacados a punta de pistola bajo órdenes de Fonatur de un predio de una hectárea que les fue regalado por un particular, y que a pesar de tener un amparo para no ser despojados, se utilizó la violencia: “Sabe para qué se hicieron las leyes, para violarlas” fue la respuesta del delegado de Fonatur en ese tiempo.

Los pescadores de Playa Linda, en el municipio de Zihuatanejo de Azueta aprendieron con creces que no pueden confiar en el gobierno pues “Poniendo un pie dentro esos amigos, ya nadie los saca”. Han sido objeto de abusos y despojos, cosa que afecta a esa zona turística aledaña al Centro Integralmente Planeado (CIP), Ixtapa. Miles de hectáreas ejidales fueron expropiadas bajo el gobierno de Luis Echeverría Álvarez, sin que hasta la fecha les sea pagado a los 105 ejidatarios que aún viven, ancianos, achacosos, con deudas y en la miseria. Fonatur mientras, no les paga y sólo despoja.

“Ya no podemos entrar a la boca Barra de Barrio Viejo, desde hace dos años que inició esa empresa Médanos no nos dejan entrar, nos sacaban con seguridad (policías), ahora sólo hay un candado, ¿cómo podemos confiar que no seremos despojados el propio pueblo?”, reclama Teodoro Baltazar, poblador y pescador de Barrio Viejo, en alusión al proyecto Médanos de Ixtapa SA de CV, que, desde hace dos años tiene su autorización sobre las hectáreas de manglar, bosque y cuerpos lacustres que desembocan al mar.


En el caso de Playa Linda “no hay, no hay Manifestación de Impacto Ambiental (MIA), pero se hará primero el proyecto y ya sobre la marcha veremos lo del MIA”, aceptó el secretario general Antonio Reyes Pascasio, después de una álgida reunión con pescadores respecto al proyecto que piensa hacer Fonatur y municipio en esa área que por más de 30 años han ocupado los lugareños y que es un punto visitado la mayor parte del año por turistas mexicanos, los que mantienen la economía de Zihuatanejo.


Trabajo sucio

Sin embargo bajo conocimiento de las administraciones municipales, se han modificado de manera irregular los cambios de uso de suelo del municipio de Azueta, pues para hacerse, deben someterse las propuestas a cabildo y después pasar por un proceso ante el Congreso Local, y si se aprueba se aplica, de lo contrario no se puede hacer, además de que los cambios de suelo se realizan cada cuatro años según sea la necesidad. 

“Todos los cambios de uso de suelo que se han hecho desde Silvano –Blanco de Aquino, actual diputado federal por el PRD- hasta Eric –Fernández Ballesteros y alcalde por el PRI- han sido ilegales”, dice Obdulia Balderas Sánchez, presidenta de la Red de Organizaciones y Grupos Ambientalistas de Zihuatanejo AC (Rogaz).

 Al menos, tres presidentes municipales tanto del PRI y del PRD han modificado ilegalmente y convertido Zonas de Reserva Ecológica a comercial, turístico – residencial o habitables.
Los alcaldes, han sido la mano que hace el trabajo sucio y desde hace tiempo, tienen demandas por parte de la organización ambientalista Rogaz, aunque no hacen efecto debido al tráfico de influencias que hay en México.




“Vivimos del mar, si nos sacan dejarán sin comer a nuestros chamacos, de aquí sacamos todo, vamos sobrellevándola, trabajamos en lo que nos regaló el mar, de esto vivimos”, dice Humberto Solís, pescador de Playa Linda.

Mientras se escucha la queja de los pobladores, el mar suena de fondo y los pescadores bajan de sus lanchas mientras anochece. Esperan los pescadores la buena pesca, y que el turismo mejore, pues saben que en los últimos años decreció, entre la crisis económica y la violencia que sigue minando ingresos, mientras Fonatur, sigue extendiéndose con megaproyectos  en la costa guerrerense.

Cientos de aves marinas cantan y buscan alimento junto a los cocodrilos del lugar, mientras el pescador hace sus labores, viviendo al día.

El mar truena…


 Fotos: Hercilia Castro

 Licencia de Creative Commons
Proyecto Isla Ixtapa historia de otro despojo ambiental by Hercilia Castro Balderas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.




Nessun commento: