venerdì 18 luglio 2014

Despídeme

                                                               Despídeme

Hercilia Castro


Llevo meses buscando la culpa, a quién echarle la culpa. Pensando si es mi pésima redacción, mi lentitud de reportera o qué coños. Uno no nace siendo reportero, pero nace de espíritu libre, indomable, como los pocos leones o tigres o panteras que hay aún en libertad. Es verdad, como me dijo el viernes pasado un reportero de diario local -tú eres pueblo (él se siente burgués, supongo)- por el hecho de cuestionar en una exposición del nuevo proyecto de Muellle de Cruceros para Zihuatanejo. Zihuatanejo, del que tanto escribo desde hace años sin haber nacido aquí.

Es verdad, nací en una casa de gente subversiva, que hasta donde recuerdo jamás ha tenido presidente de la República y no porque no se emita el voto -aquí siempre en cada época electoral se vota, mínimo para tener a quién echarle la culpa de los males de éste pais.

No crecí en un ambiente dócil, vengo como muchos de familia disfuncional, pero eso sí, muy grilleros y subversivos. A mi madre y hermanos les tocó conocer la existencia de lo que un día fue la Universidad Pueblo, la UAG. Nada que ver con el rector Saldaña que le encantan las selfies y andar rodeado de guaruras y saliendo en todas las fotos y coquetándole a toda y todo funcionario que se deje, sobre todo si son tricolor.

No estudié periodismo, como muchossssssssssssssssss periodistas y reporteros de cepa que conozco, lo mío lo mío fue la activeada, el activismo pues, desde que tengo memoria me llevaban a plantones, ya a conciencia desde los 14 y ya en una ONG a los 16, de ahí a darle y votear, marchar, tomar calles, gritar PRENSA VENDIDA, POR ESO ESTÁS JODIDA. (Y se siente tan chido gritar con la banda y accionarse, compartir el espacio de una barda para recargarte).

Llegar a los medios fue muy curioso, desde 2004 tengo publicaciones en medios locales, luego fue una suerte de ir y venir pues amo pintar y como uen gato, amo ser libre, no tener amo ni Dios. No Lord, No Master. Ha sido una cosa muy curiosa esto de la reporteada. De niña leía La Jornada nacional, Reforma, Excelsior -a Zihuatanejo llegaban pocos diarios- y aún recuerdo la primera vez que pensé :"¿qué se sentirá que te lean?" y ese cosquilleo que te da cuando ves completas y publicadas tus notas.

Incluso pensaba en estudiar lenguas muertas (latín, griego, eso) pero típicos adultos frustrados te dicen que eso no deja dinero -cochino dinero-. Como la vez que dije que quería ser trapecista y me dijeron que nadie vive del aire o como cuando hablé de la artisteada.

 Bueno, total que a los 20 años por azares del destino se me ocurre perder el tiempo en la unión libre por allá del 2 mil al 2004, ya saben, sexo, golpes, drogas y todas esas cosas que en 2014 se repiten (yo ya no le hago a eso). Tres años después volví al buen camino del activismo, y a chambear, y entre tantas cosas, una chica que no se si viva pero se llama Michelle, me invitó a escribir (sabiéndome activista y mala trabajadora) en el diario de la región Despertar de La Costa.

 Aún vivía su obtuso director Misael Tamayo que no permitía se diera voz a los movs sociales, pésimo el diario en ese entonces.  Ahí duré 6 meses con mi columna Catarsis Social que luego nombré Gatos Pardos. Me censuraron por criticar al ex alcalde priísta Alejandro Bravo Abarca (en 2004 era director del Fideicomiso Bahía de Zihuatanejo).

Luego mudé de pelo al diario Razones, y de ahí a El Faro (un diario que intentabamos hacer con el Agustín PRO), ya para 2007 a 2010 estaba haciendo radio por internet en Radio La Nueva República (Sin sueldo), una maravilla pues tuve invitados de la talla de Ana Lilia Pérez Arellano o Zósimo Camacho de Contralínea, los mineros en huelga de Taxco, CECOP, entre otros.

Luego gracias a la invitación de la compañera de Michoacán, Georgina Gazca que tiene su propio medio LC Radio, comencé a laborar en la agencia digital MagazineMX (A 50 la nota y ahí me compré mi primer cámara. Gracias Mauro Becerra, aprendí mucho de ti). Y a finales de ese 2010, comencé en Novedades de Acapulco a invitación de Jorge Minio y porque necesitaban corresponsal. Admiro la paciencia de los compañeros de ahí, pero ese estilo no me queda, ahí gracias, Margarito.

Por razones obvias, me renunciaron, para febrero del 2011 yo estaba muy feliz gastandome mis 700 pesotes de liquidación con mi sobrina Atziri, comiendonos un helado y yendo a la Gran Plaza. Debo confesar lo que me dolió no fue el corte del diario, sino dejar a varios amigos en Atoyac, Tecpan y San Jerónimo, esa gente de a pie que se parte la madre y o anda como los alcaldes, con guaruras.

Ahí le debo un buen a muchos tuiteros y tuiteras que siempre han leído mi infor y la han difundido, y que no son guerrerenses la mayoría.

Total que un 5 de febrero de 2011 llego a Zihua pensando: Bueno, y ahora? Voy a pasar de un medio estatal a un medio local? (yo siempre busco más, supongo eso es trascender). Me dice mi progenitora: Oye Juan Francisco García tiene un diario (local) y ahí va el gato y me entrevisto con el tipo y saliendo pensé: No, no puedo salir de algo bueno para regresar al conformismo. Y NO es nada en contra de los diarios locales pero de vrdad, la mayoría venden boletines, hacen notas de boletines, presumen que los regidores son sus amigos y yo pienso: Ah cabrón, eso es periodismo?.

Y los otros mitos de la venta de iformación, que eso que le dicen chayo, que les pagan por glpear, etc. Para no hacer el cuento largo, cuando regresé a Zihua, me toca enterarme de que al pueblo, pues que el alcalde priísta Alejandro Bravo Abarca ya lo había privatizado completito, desde el muelle hasta municipio de Petatlán, bueno, lo permitió, y la vigencia de esa privatización sigue.

 Y muévele! reunión masiva de pescadores y los compas de la Red de Organizaciones y Grupos Ambietalistas de Zihuatanejo (Rogaz). Que se juntan más de 300 a defender el muelle y ver estrategias e informar y zúmbale, coo ya mis dedos no dejan de escribir y hablar, que le marco a mi amigo y master Roberto Ramírez Bravo  y que le digo si podía mandarle la nota -yo no era de Jornada Guerrero- me dijo que si, pero antes de las 6 de la tarde. Recuerdo que le dije que no importaba si la publicaban o no, sólo que me la aceptara -es cuando sabes ya no puedes dejar de teclear, hedonismo que le dicen-. Robert la recibió, y un 14 de febrero de 2011, ya la noticia de la defensa de Zihuatanejo era de 8 columnas y no se leía sólo en El Sur de Acapulco.

En alguna ocasión, deben leer a Robert Ramírez Bravo, es de los mejores escritores guerrerenses (Aquí va un promo), muchos lo odian, yo le admiro por su tenacidad y perfeccionismo.

Aquí debo hacer paréntesis ( ). Ya. Ok, El Sur es uno de los diarios maestros en Guerrero aunque a mi gusto no me llamaba la atención como La Jornada Guerrero (cuando se separa del sur) que creo ya tiene 8 años de circulación, (yo sólo tengo 3 años y meses en el proyecto) digamos es filial de La Jornada.

  De facto, creo los únicos diarios que odio son los locales y los reporteros golpeadores, porque esos no son mito, existen, y me ha tocado vivirlo con muchos reporteros de aquí. Por suerte la vida cambia y nacen más reporteros, hay, como dice Marcela Murati "una generación de chavos reporteros" que quieren reivindicar al periodismo.

Tengo mis favoritos y me siento orgullosa de ser su compañera, como Eliuth Ríos Espinoza, Jaime Ojendiz Realeño y Alondra García Lucatero. Eliut y Jaime son la columna del Despertar de la Costa, y Alo es la viga que sostiene Quadratín Guerrero. Incluyo a Charly Punketo, Jorge Minio, y Mariana Labastida ( en diferentes medios).

Debo confesar también que éste post o carta o lo que sea, llevo posponiéndolo desde hace muchos meses, como seis, para ser exactos. Tengo conocidos y uno que otro ingenuo que se atraviesa por el camino que cree que los reporteros ganamos súper bien. No hay cosa más falsa que eso, el promedio de pago para un reportero al mes en un diario 2, 3 es de cuatro mil pesotes, 4 mil al mes, si tienes hijos ya te fregaste, si no, igual. Yo gano 3 mil y cacho, a 100 la nota publicada y la foto, menos los impuestos y la facturación, son como 2 mil 800 mensual. Uy ya entré en el tema escabroso. Qué más da.

Siempre termino criticando los medios porque creo debemos ser autocriticones y también porque me gana mi parte activista.

Creo que uno de los errores que cometemos los reporteros, corresponsales y periodistas (a los editores no los cuento por OGTS, bueno, hay excepciones), Es que no hablamos de la dignificación al oficio, no somos unidos como el gremio magisterio, sindicatos, como los médicos, los estudiantes y campesinos. Si ustedes checan en las protestas de los crímenes contra periodistas, no llegamos ni a 50, ahora en una magna concentración creo que seríamos menos. No  hablamos de los malos salarios, que eso denigra y hace que muchos compañeros se corrompan -aunque algunos les gusta hacerlo por placer- , No decimos que nos molesta la auto censura, más que la censura, la auto censura. Que no es posible quieran -como muchos trabajos y dependencias de gobierno- el  trabajo de a gratis "peladito y en la boca", que no exijamos viáticos y que encima se paguen impuestos por trabajar!!!.

Es verdad, el periodismo es arriesgarse (arriesgarse  hasta morir en el país más peligroso para éste oficio), ir hasta el ´punto más alto a conseguir una historia, la historia de una histeria, pero el periodismo actual -a guisa de que me linchen- ya es de inmediatez, de blogs, de ser rápidos para la empresa dejando de lado la calidad, dejando fuera el 50 por ciento de información como sucede en muchos diarios, entre ellos la empresa donde laboro.

Lo peor es cuando entran editores salvajes que en lugar de corregirte o guiarte en la forma de la nota, sólo mutilan, no se imaginan la reverenda mentada de madre que es eso, pues al día siguiente los reclamos van para el reportero, no van con la empresa a preguntarle por qué no publica las tranzas del municipio de Zihuatanejo o el despojo que hace Fonatur en Playa Linda.

Creo tenemos qué hablar de eso y es verdad, confieso en menos de dos meses hubo dos foros periodísticos en Guerrero, uno cercano fue en Ixtapa, no fui por motivos de enfermedad, y el segundo que fue hace unos días en Chilpancingo, no tuve dinero para ir, porque me pagan o pagaban mensual.

Uno se encariña con el diario soñado, ese que lees desde niña y piensas el periodismo será esa versión romántica de cuando los periodistas aprendían a andar en la selva con sólo un lapicero y libreta, sin tanta comodidad, sin tanta inmediatez, sin tanta voracidad patronal que no permite solventar historias, de hecho, ruegan muchos medios porque no se hagan reportajes con tal de que no les exijan nada sus reporteros. La realidad es otra.

Uno se encariña con el medio, los compañeros se vuelven la familia, el medio se vuelve una especie de relación amorosa, tormentosa, yo ya llevo varios intentos de largarme y dejarlo por otro, pero es un círculo vicioso como en todas las parejas viciadas, se pelean, se reconcilian, cogen a gusto, se pelean y así. Y claro, tambien la goza uno reporteando y en el diario han sido solidarios como la vez que me amenazaron y otras ocasiones en que necesité apoyo, eso no lo olvidaré nunca.

 Pero llega un  momento en que debes decidir. Tenía ganas de hecharle ganas a la relación, de verdad, pero como le dije a un amigo: No se podrá ver un proyecto de irse a reportear en comunidades. Uno ama el medio, como dice Marianita Labastida (mi otra mejor amiga), pero también te das cuenta quiénes sí te valoran o no, y que éste es un camino muy duro para hacer verdadero periodismo, diría mi mejor amigo Jorge Minio Nava.

Sé que después de terminar éste post lo más probable es que el director del diario (Félix Salgado Macedonio) que según me dicen algunos compañeros que trabajaron ahí, fue bueno en su principio el proyecto  del diario, se decidirá por fin y me dirá ciao, ciao.

 Tambien imagino que su nuevo jefe editor ya se hizo la víctima pues esta semana me la he pasado peleando con él porque no le han dado espacio a Azueta. Lo que escribo aqui no es novedad, lo he ventilado con mis "jefes en turno", con el mismo director, y en el twitter y el facebook. Es verdad, necesito el trabajo pero Señor Cabeza, de verdad en mi casita me enseñaron a tener dignidad y el que en tres años que llevo no se le invierta más al diario, a los salarios de corresponsales y reporteros, fotoreporteros, editores y más páginas me frustra, y más, ver la burla diaria a la que soy sometida, los comentarios de que si el diario chayotea, porque eso dicen de La Jornada Guerrero -(el diario estatal que ganó un premio por la cobertura de la tormenta Manuel y su defensa a causas)- en Zihuatanejo, y a muchos, incluyéndome, nos extraña el caso de corrupción, despojo y devastación, del narco y feminicidios  como el de la niña Eleyda (violada, y asfixiada de 10 años de edad) no sean publicados.

Cierto, no soy buena empleada, y no soy buena porque en mi casa, afortunadamente mi madre la activista y mi padre el ateo, me enseñaron que los derechos de los trabajadores se respetan. Y que ante todo, uno nunca se debe humillar.

Tal vez no sea buena redactando, soy pésima, lenta, no pongo bien las comas, me retraso en la hora, falto por tratar de buscar casos nuevos,  pero desgraciadamente sé ser honesta. Uno ama el medio, lo adora, lo defiende a ultranza, se encariña, pero a veces, los gatos tenemos que desaparecer, porque un gato de verdad tiene dignidad y orgullo. Y aclaro que esta carta es una crítica a lo que me parece, una mala administración, como en todos lados se cuecen habas. A mis compañeros jornaleros, los  rete quiero mucho y súper admiro. El trabajo es uno, la amistad es otra.

P.D: Mencionaría más compañeros de los que he aprendido y aprendo pero esto dejaría de ser un post para convertirse en un ensayo. Y creo ahora sólo es cuestión de dignificar el oficio reporteril...Veencer o morir...dice la consigna.

2da P.D: El reportaje de minas no te apures, igual lo haré con o sin viáticos -que deberían ser exigibles como el seguro por profesión de alto riesgo-, y será para cualquier medio que sí le interese, igual y te lo regalo para tu nuevo proyecto. Pero de que sigo reporteando, lo haré y punto.








1 commento:

Antonio Santos Rumbea ha detto...

Respeto tus puntos y perspectivas. Creo que el principio del cuestionamiento es el propio. Alguien decía alguna vez que se cuidaba de criticar porque lo que uno crítica se perfecciona. No se transforma realmente. Entonces cual puede ser el objetivo, tal vez no esclarecido, de una posición que te lleva muy cerca del límite. No vale la pena abismarse, creo yo. Aunque como tu bien mencionas, siempre hay historias de por medio. El pasado que no está en el ayer.