mercoledì 19 febbraio 2014

Gatos Pardos

Gatos Pardos

Hercilia Castro
La apatía…la apatía



Hoy me llamaron para hacer la denuncia sobre la supuesta tala de árboles de una plaza frente a la biblioteca municipal, confieso que me dio coraje pero sin desayunar (como típico reportero que sale rápido y anda sin comer) me fui a tomar la foto.

La denuncia se da en el contexto de que el alcalde priísta de Zihuatanejo, Eric Fernández Ballesteros se ha lucido con una serie de obras a las que una parte ciudadana ha mostrado su rechazo.

Una de ellas es el llamado parque lineal, donde se invierten 19 millones que originalmente eran para la propuesta de parque ecológico que la Red de Organizaciones y Grupos Ambientalistas de Zihuatanejo (Rogaz) hace énfasis desde hace tiempo, sin embargo, ese dinero se desvió en esta administración.

Otra obra que ha causado revuelo y molestia éste mes es la del proyecto de techado, enmallado, construcción de baños públicos y estacionamiento sobre lo que fue un área verde hasta hace unas semanas. Obvio los vecinos al no ser tomados en cuenta manifestaron su molestia, pues el área contaba con su cancha la cual disfrutaban jóvenes y adultos.

Sólo 4 millones de pesos serán invertidos ahí, sin embargo, los vecinos han destacado que el monto de la obra es excesivo, ya que tan sólo en los baños, se invertirán más de 600 mil pesos, lo que cuesta una casa habitación en Casas Geo.

Por esto mismo, los vecinos de la llamada cancha Solidaridad se juntaron para recabar firmas en rechazo a esa construcción y actualmente el Juzgado Tercero de Distrito en Acapulco dio un amparo de suspensión provisional de la obra hasta que se investigue, los funcionarios municipales, han mandado amenazar a los vecinos opositores, según se ha denunciado públicamente.

Otra obra que ha causado escozor es la supuesta remodelación de la Biblioteca Municipal Cuauhtémoc en donde fue tumbado un árbol que al menos, tenía unos 30 años de edad.

Pero regresemos a la denuncia matutina, resulta que en cuanto llegamos a la plaza vecina a la biblioteca, donde también hay varios árboles que tienen más de 30 años de plantado, no había nadie, y aunque era notoria la demarcación alrededor de las jardineras que sostienen, no hubo inconformes cerca.

Obvio que aparte de la foto nos pusimos a entrevistar, pero nadie hubo inconforme:

-¿Usted está de acuerdo con que remodelen?- Preguntamos

-Pues de todas maneras lo van a hacer, van a tumbar

-¿Los consultaron?-

-No pues nadie nos dijo nada

-¿Pero están de acuerdo, ustedes están de acuerdo?

-De todos modos lo van a hacer.

-¿Y los vecinos qué dicen?

-No pues nada

No hubo vecinos inconformes, ante el abuso de la administración municipal, a excepción del denunciante.

Tristemente la apatía ciudadana deja mucho que decir, la pasividad y resignación con que se ve los azuetenses toman las cosas, pero desgraciadamente la apatía es algo generalizado en los mexicanos.

Esa apatía en la que los ciudadanos toleran abusos, en la que toleran las injusticias, en las que predomina el pues qué se le va a hacer, en que la apatía suple a la decepción, y la resignación suple al coraje, a la rabia de ser humillados.

Zihuatanejo no es la excepción, pero sin duda la idiosincrasia del azuetense hace que a los que están en el poder se les faciliten las cosas, sabiendo de antemano, el pueblo nunca protesta y continuando con el clásico saqueo.






  

Nessun commento: