giovedì 20 febbraio 2014

Días iguales

Días iguales

Hercilia Castro


Van casi 15 días de balaceras, de ejecutados, 20 días seguidos de ejecutados ficticios, de detenidos, de desaparecidos, pareciera que los días son iguales, hoy se anunció otra vez toque de queda para todo el puerto.

Desde el fin de semana pasado re iniciaron los enfrentamientos entre los cárteles, como fue en la Sierra de Vallecitos, en El Camalote. Viernes pasado se difundió la refriega entre marinos y hombres armados, cuatro muertos, un herido. Eso se publicó.

He querido ponerme a escribir, pero cada vez salen más historias, de terror.

Viernes pasado en una lectura de obra del escritor Andrés Monroy, me contaba Hernández que tenía que irse temprano, por el temor a “los chicos malos”. Entre el terror y la incertidumbre no sabía si fue el miércoles o jueves que hubo otra balacera, aparte de la del fin de semana en Pantla.

Hubo estallidos de granadas de fragmentación y balazos, eso fue el miércoles, qué más, todo fue como a las siete de la mañana, duró una hora, dice que se siente horrible escuchar eso, imagino que sí.

-Pero de esa balacera no se publicó nada, y se dijo que fue en La Salitrera.

Serán con hoy 15 días de violencia, ya se cumplieron y no deja de fluir la información.  Pierdo la cuenta de cuántas balaceras, cuántos muertos hay alrededor mío, la muerte no para, y no importa si son culpables o no, es simple muerte.

Al menos, de lunes a viernes hubo  cuatro balaceras, sólo una de ellas se publicó y fue sin confirmarse, los diarios regionales y estatales tomaron los decires, sin citar fuentes en algunos casos. Nosotros tomamos la afirmación de Leonardo Evangelista de que sí hubo balacera en Pantla, la que reportaron a las nueve de la mañana pero pasó a las siete. Sin embargo, no se publicó. Evangelista fue el único que se atrevió a decir esta boca es mía.

Hoy es sábado, y también hubo una balacera de nuevo en Pantla, veo las fotos en el Facebook que ha subido R, y pues esta vez no haremos la nota, no tiene caso esforzarse si los diarios no lo publicaran.

Según la agencia de internet Quadratín, en el enfrentamiento hubo cuatro muertos, el ataque se dio entre hombres armados y efectivos de la Base de Operaciones Mixtas.

Los compañeros que andan allá están emocionados, la sangre los emociona, y es que causa adrenalina, un reportero siempre busca la adrenalina.

Según la nota fue cerca del mediodía, en realidad fue antes, cerca de las once de la mañana, apenas íbamos a almorzar cuando ya estaban llamando, aunque la balacera no duró tanto como la del miércoles.

“En los últimos 10 días, se dieron tres enfrentamientos armados en el municipio de Azueta. El primero, fue el 8 de febrero en la comunidad serrana de El Camalote, arriba de Vallecitos de Zaragoza, donde hubo cuatro muertos, mientras que los otros dos se dieron en el transcurso de esta semana en la localidad de Pantla, pero de éstos sólo en el de hoy se reportaron muertos” debió decir.

La nota del domingo fue primera plana, “Caen 8 sicarios al enfrentar fuerzas oficiales”, fue el titular en La Jornada Guerrero.

Ya es lunes, los diarios aparecen con la nota de un balaceado en la colonia El Hujal, cerca del CIE, en una calle que es concurrida. Fue a las nueve de la noche.

Los días pasan y la información fluye, apenas y he tenido tiempo de guardar datos, desde las acusaciones de La Tuta contra el alcalde Crescencio Reyes y el presidente de la bancada perredista en el Congreso Local, Carlos Reyes López.

Desde hace un mes  y días que comenzó lo de las autodefensas michoacanas, la violencia no ha parado en Zihuatanejo de Azueta.

Porque contrario a lo que dice Ángel Aguirre Rivero, el efecto cucaracha sí se ve, se palpa en todo momento, incluso se anuncia que habrá una guerra más fuerte entre el Tigre y el Gavilán.

Pero lo peor está en las redes como Facebook, han salido páginas de denuncia contra supuestos sicarios, denuncias contra el Cártel Nueva Generación de Jalisco y contra los Caballeros Templarios.  Supuestas fotos donde se señala a los capos de la región, al famoso Tigre y al Gavilán.


“Próxima traición se avecina una guerra; Tigre, Gavilán, ¿Quién será el desertor?” la imagen la firma el supuesto Cártel Generación Nueva del Pueblo.

Hablamos de supuestos porque en realidad no se sabe cuántos cárteles más han surgido en la región, entiéndase desde el municipio de Zihuatanejo hasta Coahuayutla (Aún región Costa Grande). Tan sólo se menciona aparte del CNGJ y los Templarios a los llamados Guerreros, los Viagras y el CGNP. Muchos de ellos comandados por los mismos capos, que tienen su poderío hasta más allá de la sierra de San Luis La Loma, o del municipio de Petatlán.

Los puntos más violentos donde se registran hechos son Pantla, Barrio Viejo, Barro Nuevo, El Camalote (municipio de Azueta); En La Unión es el Tibor, La Saladita; En Coahuayutla es Petacalco. Sin sumar demás comunidades que viven a lo que da la violencia.
Ayer miércoles, se distribuyeron miles de volantes  exigiendo un alto a las cuotas, extorsiones y secuestros, así como se colocaron desde muy temprano mantas en los puentes del puerto.

“Comerciante, taxistas y todas las personas que trabajan honradamente, se les invita a no pagar un peso más de cuotas en la ciudad de Zihuatanejo y sus alrededores, YA BASTA DE CUOTAS, EXTORSIONES, SECUESTROS, APÓYENOS DENUNCIANDO A TODA AQUELLA PERSONA QUE ANDE COBRANDO CUOTAS. NOSOTROS LUCHAREMOS CONTRA TODOS AQUELLOS QUE HAGAN ÉSTE TIPO DE ACTOS. Le pedimos al GOBIERNO FEDERAL que haga una investigación desde Pantla hasta Petacalco y vean por sí mismos si a alguien se le cobra cuotas en estas áreas pero de igual manera, investigue en Zihuatanejo hasta Petatlán, cuánta gente sufre de éste tipo de actos” el texto, es firmado por los llamados Pueblos  Liberados quienes desde hace días también han colocado mantas, que obvio, el Ejército retira inmediatamente.

Sin embargo el terror no lo causan solamente los sicarios, los halcones, los distribuidores, también las mismas fuerzas policiacas, ejemplo es que el pasado 17 de febrero, elementos del Ejército entraron a golpear y a disparar a un plantón de campesinos a las afueras de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en Petacalco, así reporteó El Sur. Los militares, alegaron que no fue cierto, sin embargo hoy aparece en la nota de ese diario que Adelaido Memije Martínez levantó la queja de los campesinos golpeados.

También circulan fotos de chicos con armas de alto calibre, se les nota la sonrisa, como si matar fuera lo máximo por realizar para alguien, como si la muerte ya no importara, como si asesinar los hiciera más hombres, como si no fueran a morir en el próximo enfrentamiento, la próxima balacera.

Sólo jóvenes mueren, las fotos no muestran hombres viejos, últimamente son chavos, cuando mucho, no pasan de los 30 años.

Pero el narcotráfico no sólo está en la afueras, también en la hueste política pesan los rumores de que el alcalde de Zihuatanejo está sujeto a hacer lo que le pidan los sicarios, de que sólo se hacen las obras que los sicarios dicen, que por eso no trabaja, se rumora, aunque mucha de la indolencia de los funcionarios es típica de la política mexicana.

Lo único cierto, es que el terror, se palpa en la mirada de hombres y mujeres, saben lo que pasa, pero por sobrevivencia todos callan y los medios se limitan a publicar lo que les indican, también, tienen que seguir viviendo. 

El terror es de todos los días. Se siente.






Nessun commento: