sabato 21 settembre 2013

En Cabritero de Domínguez y Soledad de Maciel tenían cinco días sin comer

La devastación
Casi mil personas quedaron incomunicadas desde el pasado domingo
En Cabritero de Domínguez y Soledad de Maciel tenían cinco días sin comer
Hercilia Castro
Especial para La Jornada
Periódico La Jornada
Sábado 21 de septiembre de 2013, p. 3
Petatlán, Gro. 20 de septiembre.
Los habitantes de Cabritero de Domínguez y Soledad de Maciel llevaban cinco días sin alimentos. Hoy, mediante un puente de lámina galvanizada por donde apenas es posible transitar después de los estragos ocasionados porManuel, recibieron ayuda de vecinos de Azueta.
Organizados por el encargado del museo de la Soledad de Maciel, Rodolfo Lobato, y por el hotelero Mario Hernández, a las 3 de la tarde una caravana integrada por elementos de la Marina y ciudadanos salió para las comunidades afectadas. El trayecto, que por lo regular es de 40 minutos, se extendió a casi dos horas por las pésimas condiciones de la carretera.
Desde el kilómetro y medio, las afectaciones empiezan a ser evidentes. Al llegar, el comisario de Cabritero de Domínguez, Magdaleno Rosas, narró que desde el pasado domingo quedaron incomunicados, y después de cinco días no habían tenido apoyo de las autoridades municipales ni del gobierno estatal.
Expresó que son cerca de 150 personas, entre adultos y niños, las que quedaron incomunicadas, ya que la carretera que atraviesa el río fue afectada en al menos 20 metros.
Una habitante de ese lugar manifestó que perdieron todas sus cosechas, y ayer a su hijo le picó un alacrán, pero por el aislamiento no pudieron atenderlo.
Llevamos cinco días sin alimento, no tenemos agua ni para beber, gritaban las pobladoras.
En Soledad de Maciel la situación se agudiza, ya que son más de 800 los comuneros afectados y también perdieron sus cosechas de maíz.
Tampoco hay pesca, por las condiciones climatológicas, y han estado incomunicados casi una semana, dijeron campesinos.
El río creció y la inundación llegó como a 60 centímetros en algunas casas, las que están en lo alto, y más de 1.20 metros en las colonias de abajo, dijo Hilarión Valle Zúñiga, ex comisario de Soledad de Maciel.
Contó que en los 60 años que lleva viviendo en la comunidad, nunca habían visto una tormenta tan intensa como la del pasado fin de semana.
Los pobladores de Cabritero de Domínguez y Soledad de Maciel coinciden en lo mismo: cuando fueron a pedir ayuda al alcalde de Petatlán, Jorge Ramírez Espino, éste tajantemente se las negó.
Los vecinos de Zihuatanejo expresaron: no sabíamos la magnitud del desastre; la gente está peor de lo que imaginamos.
La caravana, que entregó 143 despensas de comida y 60 garrafones de agua, manifestó que no fue suficiente, ya que no alcanzó el agua.
Los niños de las comunidades se despidieron alegres, agradecidos de que alguien llegara a apoyarlos.



Nessun commento: