giovedì 30 maggio 2013

Editorial-Jornada Guerrero

EDITORIAL

PARQUE LINEAL LA BOQUITA
Zihuatanejo es un municipio que en sí mismo se parece a la totalidad del gobierno del estado: no paran los conflictos.
En estos momentos la polémica es la construcción de un parque lineal en el canal de La Boquita, que promueve la administración del alcalde Eric Fernández Ballesteros como alternativa a la fallida remodelación en la laguna de Las Salinas, para evitar que los recursos etiquetados para tal fin se regresen a la Federación por no haber sido utilizados.
Se recordará que en Las Salinas se planteó convertir el área en un parque ecológico, pero supuestamente los terrenos resultaron ser propiedad privada –algo que las organizaciones han cuestionado, con base en documentos oficiales–, y se hizo una modificación para que con esos fondos se construyera el parque lineal en La Boquita.
Sin embargo, el asunto ha concitado la desconfianza de los azuetenses, varios de ellos agrupados en organizaciones de ambientalistas, cooperativistas y colonos, porque la administración municipal no hizo ninguna consulta pública, ni mostró el proyecto integral, y existe la presunción de que se hará una devastación de flora protegida por la Ley General de Protección al Ambiente, que existe en esa zona.
Aunque en realidad no hay oposición a que se pongan en ejecución proyectos que sean benéficos para la comunidad, el origen de la desconfianza y de la oposición al parque lineal es que ya hay antecedentes de obras que supuestamente serían benéficas, y terminaron diezmando el entorno.
Un ejemplo es el de la construcción del bulevar El Hujal, donde las obras terminaron por echar abajo nada menos que 200 árboles que estaban en su paso. La inquietud se incrementa cuando nadie ha podido obtener una precisión respecto a los términos en que se realizará el parque lineal, y las garantías que puedan existir de que no se dañará a la flora, aunque se sabe que el proyecto incluye la colocación de espacios recreativos y cambios en la vegetación, como plantas de ornato, palmeras y árboles frutales.
Es decir que el problema principal sigue siendo la desconfianza, que a su vez se alimenta de la opacidad con que las autoridades suelen manejar asuntos de este tipo. 

Nessun commento: