domenica 28 aprile 2013

POSICIÓN DE LA OPC-CLETA FRENTE A LA TOMA DE RECTORÍA


Ante la toma de las instalaciones de Rectoría y la posición del Rector
Como universitarios, pero sobre todo como sociedad organizada consideramos necesario clarificar los siguientes puntos:

1. La UNAM no es ni ha sido una isla de paz en un océano de conflicto y violencia social. En esta universidad hay luchas de poder político, hay falta derepresentatividad estudiantil, académica y civil, hay falta de consensos en sus decisiones culturales y académicas, hay usos elitistas de su infraestructura y una gran desigualdad entre sus académicos, investigadores, gobernantes y trabajadores. Hay en suma, contradicciones similares a las que vive el país entero.

2. No es una coincidencia que en estos momentos seamos testigos de estos y otros brotes de desobediencia social en México y en el mundo. Estos conflictos responden a la violencia cotidiana y silenciosa que sufren múltiples sectores sociales a los que se les ha negado el derecho de tener un trabajo digno, una educación transformadora, o simplemente una vida digna.

3. Las respuestas a estas contradicciones y conflictos son diversas. Al interior de la Universidad hay una pluralidad de grupos y de posiciones ideológicas, tanto en sus cuerpos académicos, como en su comunidad estudiantil y los sectores sociales que le dan vida a sus aulas. La Universidad debe aprender a lidiar con estas diferencias de una manera racional.

Si bien muchas organizaciones no coincidimos ni con la forma que usaron los protagonistas de la toma de Rectoría, tenemos muy claro que la violencia, la cerrazón y la ilegalidad han venido muchas veces de las mismas autoridades. Como ejemplo basta recordar que en 1996 las autoridades, con un discurso de legalidad y pureza, destruyeron en complicidad con el ejército, la policía y porros el patrimonio universitario del Foro Abierto de Casa del Lago, pisoteando con violencia la autonomía y el espíritu de la UNAM.

4. Si no se puede estar de acuerdo con las formas en que algunos grupos estudiantiles pretenden hablar a nombre de la comunidad universitaria, sin haberla convocado o consensuado en asambleas, tampoco se puede estarlo con aquellas autoridades y grupos de poder que pretenden hablar a nombre de todos, cuando azuzan a la represión como vía de resolución de conflictos, o aquellos que bajo su posición de poder emiten juicios criminalizando todo tipo de protesta.

5. El conflicto de la toma de Rectoría, no se resolverá con el uso de la policía federal. Esto debilitaría a la universidad en general lo cual sólo conviene a los grupos más reaccionarios de este país. El diálogo público es el camino, y esto obliga a ambas partes a ser expuestas a la crítica de sus posiciones intransigentes.

6. La UNAM no es propiedad de sus autoridades, sus académicos, ni tampoco de sus estudiantes, sino del pueblo de México. Las formas en que se toman las decisiones a lo interno de la máxima casa de estudios, la modificación crítica a los programas de estudios, las decisiones sobre sus estatutos, la distribución del presupuesto universitario, son algunos de los temas que exigen un diálogo y debate ampliado de transformación y mejoramiento de la UNAM. Si las cúpulas de poder universitario no escuchan estas demandas y no generan canales de participación en las decisiones, muy probablemente seguirán naciendo voces y reacciones disidentes más y más radicales.

En las autoridades está la oportunidad de contribuir a que la UNAM sea ejemplo de la democracia, participación y razón que está ausente en otras instituciones y regiones del país. Sólo así podremos hacer que la UNAM enfrente las crisis que vive el país, y ponga un alto a los grupos de poder televisivo, empresarial y político que buscan derrumbar el sentido público, laico y sobre todo transformador de esta universidad.

El próximo 28 de abril y 1ro de mayo, las autoridades tendrán otra oportunidad democratizadora: en el marco de nuestro 40 aniversario, realizaremos actos de demanda pacíficos en la Casa del lago en el Bosque de Chapultepec exigiendo la reconstrucción del Foro Abierto (que ellos destruyeron) y el reconocimiento oficial del papel que han jugado los movimientos estudiantiles, sociales y laborales en la historia de esta universidad.

“Las aves del más dulce canto, defienden su libertad también con garras”

ORGANIZACIÓN POLÍTICO CULTURAL CLETA

Nessun commento: