lunedì 22 aprile 2013

Cumples (años) y te vas


RAÚL SUÁREZ MARTÍNEZ

Cumples (años) y te vas

Nadie ha podido confirmar la especie, o nadie quiere aventurarse a asegurar que Ángel Aguirre Rivero tiene un problema considerable en el ejercicio de gobierno; algunos hablan con más temor que certeza de su ya famoso problema de alcoholismo para afirmar que el gobernador de Guerrero está a días de solicitar licencia a la titularidad del Poder Ejecutivo local; ése puede ser un caso de extrema necesidad ante la imposibilidad de desempeñar su puesto por esa posible enfermedad, pero otros apuntan a que eso no sería motivo y argumentan que si Felipe Calderón pudo terminar el sexenio que usurpó por la vía del fraude electoral en el periodo pasado, Aguirre Rivero bien podría terminar un periodo más corto en Guerrero. De hecho, este argumento, que al parecer no carece de sustento, sí carece de fuerza para ser el motivo de su supuesta licencia al gobierno del estado.
Lo que sí está permeando en la delicada piel política de la nomenclatura estatal es el hecho de que los poderes fácticos no están viendo al tipo de poder que estaban acostumbrados que se ejerciera desde el PRI, lo cual también es relativo porque, si bien en el problema de la insurrección magisterial, Aguirre ha cargado la responsabilidad de las escaramuzas violentas que se han presentado a la Federación, tratando por todos los medios de aparecer como ajeno al uso de la fuerza pública contra el movimiento popular, el costo y desgaste político está siendo tan acelerado que el gobernador no está demostrando tener en sus manos las decisiones jurídicas, económicas y, sobre todo, políticas para destrabar el conflicto.
Para el gobernador es un martirio no tener un interlocutor completamente válido, que genere confianza y compromiso. De hecho, cuando los maestros dijeron que ya no dialogarían con él, pues no le tenían confianza, lo descalificaban a él y a todo su gobierno, porque de todos es sabido que sus colaboradores no son, ni de lejos, lo que necesita Guerrero en estos días.
Un estado convulsionado no le conviene al Ejecutivo federal, más cuando trata de venderle a propios y extraños que el país vive una etapa de esplendor, paz y desarrollo; por lo que puede estar buscando una salida “digna” para Ángel Aguirre, para acomodarlo aprovechando las grandes y magníficas relaciones que la “izquierda responsable, moderna, decente e intachable” de los Chuchos. Esta complicidad..., perdón: relación, estaría acomodando a Aguirre en la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del gobierno federal, y a Sofío Ramírez, actual senador de la República, como el gobernador que vendría a terminar el periodo gubernamental a Guerrero y apaciguar por la vía de las concesiones y acuerdos al movimiento social.
Tal parece que todos los actores políticos esperan que los plazos constitucionales se cumplan, pues a nadie le conviene enfrascarse en un proceso electoral anticipado para un periodo tan corto; o sólo esperan que Ángel Aguirre Rivero pase el festejo de su cumpleaños para no entorpecerle la celebración.
Parece que el alcoholismo no es el argumento fuerte, como sí lo es la turbulencia social y política que vive Guerrero.
Por eso, el “cumples y te vas” se acomoda fácilmente en los dos supuestos y deja abierta la posibilidad de que Guerrero vuelva a la moda tan sureña de tener otro gobierno inconcluso por una u otra causa.
La única salida posible de Ángel Aguirre es, sin duda, destrabar el conflicto magisterial, pero para eso debería de dejar de lado su lealtad a Peña Nieto y la alianza perversa que mantiene con los priístas que quieren vender caro su voto en la votación en cuestión. 
http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2013/04/22/index.php?section=sociedad&article=002a1soc

Nessun commento: