martedì 4 dicembre 2012

Vivir a los 31 años con Sida


Vivir a los 31 años con Sida

HERCILIA CASTRO 

Zihuatanejo, 1º de diciembre. A sus 31 años sonríe, es joven y alegre, la enfermedad aún no ha hecho estragos, a pesar de ser la pandemia más grave de este siglo, el Sida.
A la sombra de una ceiba, el joven Alí cuenta que se enteró de que era portador del Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) en un examen que se realizó para obtener un empleo: “Ahí es donde me entero que tenía esto (VIH)… fue en 2006, hace seis años, pero haz de cuenta que yo me enteré, pero no fui a tratamiento hasta 2009 que ya me empecé a tratar. No sé, lo dejé a la desidia”.
Manifestó que su negativa de atenderse fue temor a lo que dijera la sociedad y más que nada su familia y amigos, “pero en 2009 ya me arrimé a una asociación y ya fue que me llevaron con una doctora y me empezaron a dar el tratamiento retroviral”.
“¿Qué no sentí?, sentí que se me había acabado el mundo y la pregunta es ¿por qué a ti?, pero sí te sientes mal”, reconoció.
Comentó que el contagio fue por tener múltiples parejas, “la verdad no puedo decir quién, fue porque tuve múltiples parejas y nunca me cuidé”.
Expresó que lamentablemente, cuando un paciente le cuenta de la enfermedad a otros, “pues sí van y lo cuentan todo, sufres discriminación, según son tus amigos. Así me pasó con uno y le contó a todos, así que le dije ‘pues preocúpate mejor por ti, porque yo ya me cuido’”.
Señaló que después de saber que es portador de VIH, “si piensas en involucrarte en una relación con alguien, lo puedes contagiar o corres el riesgo de que la otra persona esté con el virus y sea más fuerte, entonces te puede reinfectar, y de nada sirve que estés tratándote”.
Subrayó que uno de los mayores factores para que siga la pandemia, es que los jóvenes no quieren usar protección a pesar del cúmulo de información que hay, así como que en las familias, los padres no tienen comunicación con sus hijos.
Alí recalcó que aún sigue la homofobia y la discriminación a pesar de que hay una sociedad más abierta: “La discriminación es algo siempre que va a haber, pues tan sólo en la calle cuando vas la gente te grita cosas”. “Mi mensaje es que se cuiden, que no por un ratito de calentura, vayan a lamentarlo toda la vida, la enfermedad es como cualquier otra, es tratable, pero pues mejor que se cuiden, que usen condón”, agregó.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2012/12/02/index.php?section=sociedad&article=006n4soc

Nessun commento: