lunedì 17 dicembre 2012

Pide Garfias Merlos objetividad en el caso de los peregrinos agredidos


Opina el arzobispo que por el incidente no se puede juzgar a toda la corporación municipal

Pide Garfias Merlos objetividad en el caso de los peregrinos agredidos

“Se le ha dado demasiada publicidad al hecho y se ha engrandecido”, manifiesta el prelado
HÉCTOR BRISEÑO
El arzobispo de Acapulco, Carlos Garfias Merlos, señaló que el incidente sucedido entre policías municipales y comerciantes del mercado central que participaban en una peregrinación que se dirigía a la catedral de Nuestra Señora de la Soledad, en el zócalo porteño, el 12 de diciembre por la noche, se ha magnificado.
Subrayó que se requiere información objetiva y esperar a que concluyan las investigaciones para conocer cómo sucedieron los hechos, los cuales calificó de graves y delicados.
Puntualizó que fue un hecho que ocurrió fuera de la iglesia, cuando “en un momento dado unos policías hicieron un forcejeo con unas personas que estaban tronando cohetes, y en esas circunstancias se da el accidente de las personas heridas”.
Consideró que lo ocurrido debe servir para dejar una lección tanto a policías, como a peregrinos y la propia Iglesia católica, para lograr una mejor convivencia entre la población.
Garfias Merlos expresó que “debemos tener normas muy precisas en estos temas y eso es a las autoridades correspondientes, en el manejo de la pólvora, en el uso de los juegos pirotécnicos se debe tener una normativa muy clara”.
Agregó que “ojalá que de esto pueda suscitarse una reglamentación para que los participantes en conmemoraciones religiosas no utilicen pólvora en sus festejos”.
Manifestó que por el hecho no se puede descalificar a toda la policía municipal y recalcó que el caso debe analizarse en su verdadera dimensión. Expresó que “como Iglesia tenemos que ser muy prudentes, invitar a las personas a evitar ese tipo de uso; que toda la pirotecnia no se utilice de preferencia, es algo que la gente procura por más que uno lo recomiende; y menos armas de fuego”.
Señaló que la Iglesia ha acompañado a las personas afectadas que participaron en la peregrinación, y que incluso se efectuó una misa dentro del mercado central. Sin embargo, expresó que “se le ha dado demasiada publicidad al hecho; se ha engrandecido, me han llamado fuera de México”.
Recordó que cuando encabezó la diócesis de ciudad Netzahualcóyotl, en el Estado de México, se efectuaron talleres de capacitación a vendedores de cohetes en el uso de pólvora y a participantes de peregrinaciones, “lo que en algo mejoró la situación”, y enfatizó que “no es un problema de Acapulco, sino de las personas que muestran su alegría mediante el uso de pólvora”.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2012/12/17/index.php?section=sociedad&article=004n1soc

Nessun commento: