domenica 26 agosto 2012

Se queja indígena de atención indebida a su hijo en centros médicos de gobierno


Dice Minerva Porfirio que la trajeron en vueltas y no sanaron al menor de 7 años

Se queja indígena de atención indebida a su hijo en centros médicos de gobierno

El pequeño cayó de un mango y se lastimó el cuello; ahora se encuentra grave, manifiesta
HERCILIA CASTRO ( Corresponsal)
Zihuatanejo, 23 de agosto. La indígena náhuatl Minerva Porfirio Martínez denunció que por negligencia médica, en el Hospital General Bernardo Sepúlveda Gutiérrez y los centros de salud municipales, se agravó la salud de su hijo de siete años de edad.
Expresó que hace una semana, el menor se cayó de un árbol de mango y tuvo una contusión fuerte que le afectó su cuello pero no presentó síntomas, y tres días después del accidente, el menor comenzó a tener fiebre y lo llevó para que recibiera atención médica en el centro de salud del Coacoyul, donde le realizaron al niño análisis para descartar que tuviera dengue.
Sin embargo, al tener los resultados de los análisis, regresó el viernes pasado a la unidad médica y allí le informaron “que el doctor estaba en un curso”, por lo que se trasladó al centro de salud del Embalse, donde descartaron el dengue, y solicitó le dieran un pase inmediato al Hospital General, el cual le fue negado.
“Mi hijo no comía, solamente tomaba suero, estaba aguado, se pasaba todo el día dormido, estaba muy mal”, reclamó.
Reprochó que tras no haber ninguna mejoría en el menor y ante la negativa del centro de salud para darle el pase, llamó a la Cruz Roja y sólo así obtuvo un pase al hospital regional.
Sin embargo, en el nosocomio, sólo estuvo internado cinco horas y dieron de alta al menor esa misma noche.
Señaló que el pasado miércoles, se complicó su estado y lo volvió a llevar al centro de salud del Embalse, donde por fin accedieron a darle un pase directo al Hospital General, y los médicos, finalmente reconocieron que la salud del niño era grave.
Porfirio Gutiérrez comentó que el menor fue trasladado ayer al puerto y ciudad de Lázaro Cárdenas donde le practicarían una tomografía.
“Desde que se cayó del mango, el cuello de mi hijo empezó a enchuecarse, le dio fiebre, ya casi no se movía”, dijo.
Reclamó que desde el principio los médicos no hayan atendido a su hijo, y que en cambio, buscaran otras enfermedades, e incluso con el Seguro Popular tuvo que comprar varios medicamentos que no estuvieron en existencia en la farmacia del nosocomio.
Porfirio Gutiérrez no habla totalmente español y es de precarios recursos.

Nessun commento: