venerdì 8 giugno 2012

EDITORIAL :SILENCIO E IMPUNIDAD

EDITORIAL

SILENCIO E IMPUNIDAD
No sólo el dolor y la zozobra enmarcaron el Día de la Libertad de Expresión, sino también la impunidad y el vacío de poder que prevalecen en torno a los asesinatos y las desapariciones de cuando menos trece periodistas ocurridos en los últimos años.
La exigencia de la presentación de los desaparecidos y justicia en el caso de los homicidios fue el tema central que los comunicadores de la entidad enarbolaron de diferente manera en forma coincidente, un clamor que con anterioridad una y otra vez ha hecho oír la familia periodística y frente al cual el gobierno responde invariablemente con el silencio, única forma en la que ha exteriorizado su incapacidad o su falta de voluntad para dar una respuesta que vaya de acuerdo con su responsabilidad.
Nada hay que festejar, han dicho los periodistas, en cuyas palabras se entrevé la incertidumbre, que se ha convertido en su compañera inseparable en el desempeño de su labor cotidiana.
¿Quiénes fueron los autores de los homicidios y las desapariciones forzadas? ¿Cuáles fueron las razones que derivaron en los hechos?, se preguntan los periodistas al tiempo que responden, al margen de rumores y especulaciones, no saberlo, y que es precisamente la autoridad la responsable de proporcionar las respuestas claras y convincentes, pero sobre todo, de hacer justicia.
Sin embargo, la ausencia de autoridad es evidente. Ésa es la respuesta categórica, tajante, sin espacio a dudas, que reciben periodistas y familiares agraviados.
Inútiles han resultado la intervención de organismos defensores de derechos humanos y de los periodistas. Los encargados de administrar justicia permanecen imperturbables.
¿Cuándo pensará la procuradora de Justicia del estado, Martha Elba Garzón Bernal, pasar de los buenos deseos a emprender el trabajo tendiente a esclarecer estos hechos? ¿O los casos de los periodistas no figuran en su agenda de trabajo?
La demanda de la familia está ahí –consternada, dolida, molesta– de nueva cuenta. Toca a las autoridades determinar si la respuesta, de nueva cuenta, será la misma: el silencio, la pasividad, el inmovilismo, la complicidad y la impunidad, que han sido las mejores cartas que, sin el menor rubor, han jugado en esta partida.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2012/06/08/index.php?section=opinion&article=002a1soc

Nessun commento: