martedì 1 novembre 2011

Las pipilitas, una tradición en el Día de Muerto en Taxco

La artesana Carranza Sáchez, de 79 años, desde hace medio siglo elabora en esta época el dulce que se caracteriza por su colorido

Las pipilitas, una tradición en el Día de Muerto en Taxco

RAYMUNDO RUIZ AVILÉS (Corresponsal)
Taxco, 31 de octubre. A sus 79 años, la artesana Carmen Carranza Sánchez continúa fortaleciendo la tradición por el Día de Muertos en la ciudad con la elaboración del tradicional dulce de calabaza que le vida a piezas conocidas como Las pipilitas, que desde hace más de medio siglo y de generación en generación lo viene realizando, expendiendo su producto por esta fecha en el mercado municipal de Tetitlán, para la ofrenda de los fieles difuntos.
El dulce mexicano por su colorido representa en la tradición del Día de los Muertos el dolor de la pérdida del ser querido, pero a la vez una la fiesta popular, como lo ha venido haciendo Carranza Sánchez que como artesana produce el dulce de calabaza y las llamadas pipilitas.
La artesana dijo que no son más que figuras en forma de aves, además de que se hacen ollas, jarras, perros, gallos, gallinas, entre otros animales y cosas, que son utilizados dentro de la ofrenda, como objetos de adorno.
Explicó que Las pipilitas se les colocan pedazos de papel de china multicolor “y en la carita se ponen sus ojos de la semilla de moquelite que le da vida a la pieza ornamental o de consumo dependiendo del gusto”.
Aseguró que esta artesanía se realiza únicamente en Taxco y se expende en el mercado de municipal Tetitlán, así como vienen de otros estados para su adquisición por la temporada.
La artesana y madre de nueve hijos explicó “que es poca la población que se está dedicando a la elaboración de estos elementos para las ofrendas”.
Expresó que desde de septiembre y octubre y hasta el 2 de noviembre con la receta “secreta”, noche a noche, realiza por lo menos 800 pipilitas diarias.
Aseguró que el desarrollo de la manufactura “es laboriosa por los materiales que son de temporada; se tiene que secar la semilla de calabaza para hacer la mezcla con azúcar y otros aditamentos, formar puntos –una masa uniforme– que a través de los dedos se moldean la figuras hasta su terminado, como se conoce en la actualidad”.
Mencionó que las piezas se venden de cuatro por 10 pesos o los corralitos que son una representación de un gallinero, con un costo de 40 pesos la pieza.
Dijo este tipo de dulces que sólo se trabajan durante la temporada de muertos, “significa toda una vida llena de orgullo por ser la tradición de Taxco, que año con año lo realiza ser el legado de mis padres”.
Se quejó de la introducción de dulces chinos y otro tipo que ha ocasionado, “que no se venda como hace años el producto, sin embargo con gusto y por amor, tratamos de fortalecer la herencia de mi familia, aunque no sé hasta cuándo podré dejar de hacer la artesanía”.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/11/01/index.php?section=sociedad&article=008n1soc

Nessun commento: