lunedì 8 agosto 2011

Familiares, los dueños de Agritsa, acepta Lacunza; minimiza conflicto en Juluchuca


Niega el alcalde de Petatlán extracción de material pétreo en el arroyo de la comunidad

Familiares, los dueños de Agritsa, acepta Lacunza; minimiza conflicto en Juluchuca

HERCILIA CASTRO (Corresponsal)
Zihuatanejo, 4 de agosto. El alcalde de Petatlán, Albino Lacunza Santos, aceptó que los dueños de la empresa extractora Agritsa SA de CV, que explotan el arroyo de Juluchuca, son sus familiares pero se deslindó de la extracción de material pétreo.
Indicó que el terreno donde se explota el material pétreo aledaño al arroyo tiene la concesión otorgada por la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y pertenece a Napoleón Lacunza Santos, quien es su sobrino.
También dijo que hasta ahora no hay ninguna explotación y los campesinos han hablado de permisos que otorgó el municipio, pero “es falso porque son autorizaciones federales y en Juluchuca el aval fue dado por la asamblea de ejidatarios, que fue legal supongo yo”.
Respecto a que los pobladores informaron de una reunión sostenida la semana pasada con Lacunza Santos, el alcalde confirmó que fue cierto y se dio por indicaciones del gobernador Ángel Aguirre Rivero y ahora va a realizar una serie de reuniones con los inconformes.
Lacunza Santos aprovechó para decir que él, como pariente de los propietarios de la empresa, no tiene ninguna postura a favor ni en contra, pero los documentos de Agritsa son legales, aunque si fueran ilícitos, él como autoridad municipal detendrá los trabajos en el arroyo. “A lo mejor el sábado platicamos o si no el lunes”, indicó
“Quiero decirte y aclararte que no están trabajando en el río, el material es de otro lugar ya que ha habido una serie de plantones a las orillas del río”, sostuvo.
Aseguró que retiraría la empresa de ahí, pero las instalaciones se quedarían ya que compraron el terreno, “ellos están en su facultad de trabajar”.
Sobre las amenazas realizadas por su pariente, Napoleón Lacunza Santos, el presidente municipal negó que fuera cierto y alegó que son malos entendidos, pero “no hay nada de eso”.
Lacunza Santos dijo que visitó el terreno y sólo hay rastro de unos árboles, pero no hay señales de una devastación como dicen los campesinos opositores de Juluchuca.

Nessun commento: