lunedì 8 agosto 2011

Aguirre debe tener disposición para la Comisión de la Verdad


ENTREVISTA/ Faustino Soto Ramos, Presidente de la comisión de gobierno del congreso local

Aguirre debe tener disposición para la Comisión de la Verdad

ROBERTO RAMÍREZ BRAVO
El presidente de la Comisión de Gobierno del Congreso del estado, Faustino Soto Ramos, pidió al Ejecutivo “disposición” para crear la Comisión de la Verdad y afirmó que hasta el momento el único planteamiento que se ha hecho es la iniciativa que él presentó en el Legislativo, ya que el compromiso del gobernador Ángel Aguirre Rivero, si bien está planteado en lo general, “no existe” hasta ahora como propuesta.
En una visita en la redacción de La Jornada Guerrero, el legislador, promotor de la creación de este órgano enfocado en investigar los crímenes de la guerra sucia contrainsurgente y las matanzas de El Charco y Aguas Blancas, señaló que la disposición del gobernador Ángel Aguirre Rivero podría traducirse en posibilidades para recabar la información sobre los crímenes del pasado, en que haya un presupuesto para los gastos de investigación.
“Sabemos que va a haber resistencias en algunos sectores, pero si avanzan Poder Ejecutivo, Poder Legislativo y obviamente quienes han sido los demandantes primarios, que son los ex guerrilleros y los familiares de las víctimas, creo que habrá posibilidades de obtener buenos resultados. Pero creo que es la parte esencial que aporta el ejecutivo”, señaló.
En la entrevista, Soto Ramos consideró que no obstante que el gobierno del estado no haya presentado ninguna iniciativa al Congreso sobre el particular, eso no implica que no pueda hacerlo, o que no puedan haber otras más; pues entre todas las opciones se puede consensuar para obtener una propuesta integral.
–¿Cuál es el origen de la iniciativa que presentaste al Congreso, si ha sido posterior a ella que has realizado encuentros con los luchadores sociales? –se le inquiere.
–Si bien a lo mejor no hubo la vinculación previa con estos luchadores sociales, sí he tenido una muy estrecha con algunas de las organizaciones que han estado en lucha social, como la OCSS. Mi suplente en la diputación local es Hilario Mesino Acosta, uno de los dirigentes de la OCSS, y uno de los acuerdos para ir en fórmula, fue que una vez en la diputación pudiéramos producir una Comisión de la Verdad para aclarar los hechos de Aguas Blancas. Entonces creo que de ahí nace esta inquietud. Además por un asunto generacional, mi vinculación ha sido más estrecha con los hijos de los ex guerrilleros; tengo amistad con Micaela Cabañas, incluso me acompañó en mi campaña en el distrito, incluso en la organización que integra junto con Catalino Hernández, hijo de Carmelo Cortés, Nacidos en la Tempestad, fue una solicitud, una demanda que desde un inicio me hicieron.
Además, dijo, el momento es propicio porque “estamos en un gobierno que inicia y que parte de sus propuestas de campaña es abonar en ese sentido, tratar de que se pueda en poco o mucho saldar la deuda social que se tiene con el estado de Guerrero”.
–Precisamente, Ángel Aguirre planteó desde su campaña la comisión de la verdad. ¿Son dos diferentes?
–La propuesta puntual de Ángel Aguirre no ha sido presentada. Como un punto general dentro de sus compromisos de campaña ahí está, pero ya la propuesta específica como iniciativa, o como decreto, no se ha dado, no existe.
Sin embargo, reflexiona el legislador, “si se presentara, obviamente que el proceso legislativo permite que sean una, dos o tres, y que se analicen al mismo tiempo y se pueda llegar a una sola, no hay ninguna contraposición al respecto. Se analizarían de manera bilateral o tripartita si también se oficializara la propuesta de los ex guerrilleros, considerando los beneficios, las virtudes de cada una de ellas”.
–¿Hasta dónde debe ir la comisión de la verdad?
–No deben existir límites. Obviamente que la comisión de la verdad no tiene facultades ni de ministerio público ni de procuraduría. Lo que hace es poner en la mesa toda la información para que lo que competa a la instancia que le corresponde penalizar, sea canalizado para allá. Pone toda la información que se tenga a la mano, para que se pueda en su caso iniciar un juicio correspondiente. Lo que permite la comisión de la verdad es obtener información, y en su caso testimonios y hasta pruebas que puedan servir a las instancias o instituciones que están vigentes. La comisión de la verdad va más allá, no sólo es la cuestión de las responsabilidades sino tiene que ver también con un análisis cuidadoso de cuáles fueron las víctimas y buscar algún resarcimiento adecuado considerando el grado de afectación. Y algo que han buscado los luchadores sociales, es la parte de la memoria histórica, que permita reivindicar la lucha social, considerarlos dentro de los que han hecho el aporte importante para conseguir el grado democrático que tenemos en el estado y en el país. Y poder plasmarlo en los libros de texto gratuitos.
–En el asesinato de Isabel Ayala, esposa de Lucio Cabañas, por ejemplo, los luchadores sociales han sugerido que formaría parte de un intento por frenar la comisión de la verdad.
–En principio, desde que supimos del incidente a tres días de haber presentado la iniciativa, obvio que especulamos mucho sobre que podría estar relacionado, finalmente la señora Isabel Ayala era uno de los testigos todavía vivos, que podría dar una información bastante fidedigna de lo que ocurrió en esos años. Sin embargo ya platicando con Micaela Cabañas, hija de Lucio, ahí se abrió otra hipótesis de otros posibles móviles que pudo haber tenido el asesinato: al parecer primero le dispararon a su hermana y luego a Isabel Ayala. En fin, todavía hay todavía incertidumbre. Obviamente este sigue siendo un móvil, el hecho de que se buscara eliminar a uno de los testigos que podría aportar información muy importante de esos años.
–Aquí en La Jornada Guerrero escribió Raúl Sendic que los mecanismos de represión se han mantenido y se estarían reactivando.
–Entendemos que haya una especie de complicidades para encubrir y tratar de enterrar aquello que pudiera afectar algunos sectores. Un caso muy específico, el Ejército. Entonces se especula que pueda haber ese tipo de complicidades, no de manera formal, pero sí implícita.
–¿Eso implica riesgos a los actores que estarán desentrañando esos temas?
–No veo yo en estos momentos una amenaza formal al respecto. En la medida en que se vayan pisando callos habría que estar atentos, muy sensibles a cualquier movimiento, porque sabemos que en este tipo de casos se generan reacciones instantáneas, si siente que se está llegando a algo que de alguna manera afecta a alguien con poder o con influencia de poder. En este momento y de manera formal, no lo percibo, pero reconozco que en la medida en que vayan avanzando los trabajos, seguramente habrá ocasiones en que habrá que tener mayor cuidado.
–La iniciativa habla de un año para la duración de la comisión, ¿sería un tiempo probable de un año?
–Definitivamente es muy aventurado hablar de que en cierto lapso: uno, dos, tres años, pudiera darse. Lo que tomamos fue una media del tiempo que han tenido las comisiones de la verdad en otros países y otros estados. Pero también debo reconocer que la propuesta de algunas organizaciones, es que pudiera esto darle un poquito de mayor respiro y considerar dos años, para concluir los trabajos de la comisión de la verdad. Lo que sí es importante es dar un tiempo de conclusión, no se puede quedar como un instrumento que en cierto tiempo no lleva a nada.

Nessun commento: