domenica 3 luglio 2011

Habitantes de La Laguna viven de la siembra de enervantes: gobierno

La irrupción del Ejército en la comunidad, por denuncia de desplazados, dice Víctor Aguirre

Habitantes de La Laguna viven de la siembra de enervantes: gobierno

“Está bien que hayan entrado los militares”, sostiene sobre la queja de pobladores en Coyuca
MARGENA DE LA O
Chilpancingo, 2 de julio. El subsecretario para Asuntos Políticos, Víctor Aguirre Alcaide, señaló que la irrupción del Ejército a La Laguna, Coyuca de Catalán, es en respuesta a la denuncia que hicieron los desplazados a Puerto las Ollas, de abandonar la primera comunidad por tratarse de un territorio de disputa entre los grupos de la delincuencia, de la venta de madera y la siembra de enervantes.
En una entrevista telefónica, indicó que los habitantes que se quedaron en La Laguna se dedican a esas actividades ilícitas, por ello “está bien que haya entrado el Ejército”.
“Momento, ¿entonces de qué se trata?”, soltó el subsecretario, al recordarle que familias de La Laguna denunciaron abusos de militares en la irrupción de ayer.
Si los propios habitantes y organizaciones sociales denunciaron que existe una situación de violencia, dijo, no se entiende por qué la sorpresa de la incursión de los soldados, “ahora resulta que por qué el metió Ejército (a La Laguna)”.
Dijo entender que ahora en La Laguna viven sólo las familias que están dedicadas a las actividades ilícitas de venta de madera, siembra de enervantes y delincuencia organizada.
Señaló que Puerto las Ollas donde se han refugiado hasta el momento 177 familias de La Laguna por cuestiones de violencia, es resguardada ahora por elementos de las distintas corporaciones del estado, y el monitoreo es constante.
Aguirre Alcaide manifestó que en la comunidad de La Laguna la mayoría de las personas eran niños y adultos mayores, porque las mujeres emigran a Michoacán.
En La Laguna sólo quedaron cuatro familias, después de los desplazados, una de ellas es la de Leticia Santana Villa, quien denunció que los soldados llegaron desde las 8 de la mañana en tres camiones: “eran como 30 militares del 40 Batallón de Infantería, que se bajaron con sus armas apuntándonos para amedrentarnos, y me preguntaron dónde estaban mis hermanos, y les dije que ya los habían matado, que no había nadie”, se lee en uno de los párrafos que en su edición de ayer publicó La Jornada Guerrero.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/07/03/index.php?section=sociedad&article=004n1soc

Nessun commento: