domenica 3 luglio 2011

Prensa en peligro

RAÚL SENDIC GARCÍA ESTRADA

Prensa en peligro

En lo que va del presente sexenio han sido asesinados en México 42 periodistas y se encuentran desaparecidos 10, luego de haber sido secuestrados en represalia a su actividad informativa. Con estas cifras se ubica nuestro país en segundo lugar a nivel Latinoamérica sólo después de Colombia en número de periodistas ejecutados y desaparecidos.
El estado de Guerrero tiene a nivel nacional el deshonroso primer lugar con 9 periodistas ultimados y la desaparición del jefe de información del Diario Novedades de Acapulco Marco Antonio López Ortiz, secuestrado el 7 de Junio precisamente el día de la Libertad de Expresión.
La prensa escrita y en radio y televisión ha tenido agresiones por los asesinatos de sus comunicadores, el memorial de agravios es muy amplio: Amado Ramírez Dillanes Corresponsal de Televisa en el estado, Juan Martínez Gil, del grupo Radiorama Acapulco; Jorge Ochoa, director de los semanarios El Oportuno y El Sol de la Costa; el matrimonio de los comunicadores Juan Rodríguez, corresponsal de El Sol de Acapulco en Coyuca de Benítez, y María Hernández Galeana, directora de Nueva Línea, Rodríguez Ríos también fue dirigente de la Sección 34 del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa. Igualmente han sido asesinados en este periodo Evaristo Pacheco, de Visión Informativa; Juan Hernández, editor del semanario El Quijote de Taxco; Juan Ibarra de El Correo, de Iguala y Misael Tamayo, director del Despertar de la Costa.
Estamos ante hechos de censura extrema, la barbarie ha llegado a tal grado de quitarles la vida a los informadores. Estos hechos se manifiestan como una amenaza velada para el gremio, que acrecienta la cultura del miedo y de la muerte a la que pareciera que como sociedad nos estamos acostumbrando y en gran medida se ha perdido la capacidad de asombro y de respuesta social.
Es destacable la movilización permanente del gremio periodístico, para lograr el regreso con vida de Marco Antonio López Ortiz con manifestaciones y paradas informativas diarias, sean manifestados contra estos hechos inefables, la iglesia católica, la Asociación de Familiares Detenidos, Desaparecidos y Víctimas de la Violencia (Afadem), y los pronunciamientos del Congreso del estado, la intervención y exhortos de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.
Entre los agravios al gremio se cuenta el ametrallamiento a las instalaciones del periodo El Sur en el mes de noviembre, hechos que aumentaron la gravedad del nivel de violencia que viven los comunicadores en Guerrero.
Las acciones gubernamentales a realizar: se debe de fortalecer la fiscalía especial para la atención de los delitos contra la libertad de expresión, construir el Centro o Refugio para el periodista en peligro, además de crear una fiscalía especial de investigación para los delitos cometidos contra periodistas, además de implementar todas las medidas cautelares de protección y seguridad para periodistas amenazados.
Ejercer el oficio periodístico con honestidad, valor pasión, determinación y entrega tiene un alto costo que se paga con la vida y la libertad, por lo tanto es necesario abrir espacios ciudadanos de análisis, reflexión, discusión y denuncia activa y movilización para frenar a los depredadores de la libertad de expresión.
Es de urgencia buscar vías y mecanismos para frenar la violencia, a partir de la organización de la sociedad civil en un movimiento amplio por la paz y la no violencia donde participen todos los sectores sociales, económicos y políticos. Las acciones que se plantean a desarrollar podrían ser foros o espacios de denuncia, la búsqueda de la solidaridad, con el fin de evitar otras agresiones y prevenir que este tipo de situaciones no se repitan jamás.


http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/07/03/index.php?section=sociedad&article=005a1soc

Nessun commento: