sabato 2 gennaio 2016

Muere el activista Ken Lueders Monsiváis


Por Blanca Juárez           

México, DF. El periodista independiente, activista, músico y actor Ken Lueders Monsiváis, de 31 años de edad, falleció este miércoles, sin que aún se precisen las causas de su deceso.

Lueders Monsiváis, junto con su hermano Dierk, fue uno de las 208 víctimas de tortura y detención arbitraria en el operativo policial de 2006 en San Salvador Atenco. Ambos se encontraban en aquella localidad del estado de México realizando un reportaje para la revista Sic Literatura y otros Errores sobre la represión policiaca ocurrida un día antes, el 3 de mayo de aquel año.

Tras el desalojo de vendedores de flores, que formaban parte del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT) –agrupación que logró frenar un proyecto gubernamental para construir un aeropuerto en sus terrenos agrícolas--, el entonces gobernador de la entidad, Enrique Peña Nieto, ordenó la incursión cientos de elementos policiacos para tomar el poblado. El 4 de mayo se unieron 3 mil elementos de la Agencia de Seguridad Estatal y de la Policía Federal Preventiva.

Mientras los hermanos Lueder realizaban una entrevista a uno de los pobladores en el domicilio de éste, policías del estado de México entraron sin orden de aprehensión. A golpes y amenazas de muerte los sacaron. Diez días después lograron salir del penal de Santiaguito, absueltos de todos los delitos que se les imputaban

Apenas en octubre de este año que hoy termina, Ken denunció que había sido hostigado para declarar como testigo en los juicios que aún se llevan en contra de los responsables de los crímenes ocurridos en Atenco. Con órdenes de presentación policías acudieron a su domicilio para llevarlo a testificar, pero con la advertencia de que si decía algo que perjudicara a sus compañeros “se lo iban a chingar”.

Ken se negó a declarar como testigo, pues cuando lo sacaron de la casa donde se encontraba y en el traslado al penal le taparon el rostro y no pudo ver a los policías. Eso podría perjudicar a las víctimas más que ayudarlas, sostenía, pues podría caer en contradicciones, “y es lo que buscan”. Sin embargo, continuaba su activismo para combatir la “represión del Estado” y en favor del respeto a los derechos humanos.



Fuente: La Jornada

Nessun commento: