mercoledì 25 settembre 2013

Medio Tixtla ve cómo las casas se hunden sin poder hacer nada, dicen

Prácticamente está en vela, comenta el vecino Emiliano García

Medio Tixtla ve cómo las casas se hunden sin poder hacer nada, dicen

CORRESPONSALÍA
Tixtla, 24 de septiembre. Más de la mitad de los 22 mil ciudadanos del municipio de Tixtla esperan que llegue la ayuda prometida por el gobierno estatal, y que se resuelva el problema del desbordamiento de la Laguna Negra, que inundó miles de hogares hace diez días, aseguró Emilio García Potzin, vecino del barrio de El Santuario.
Se podría decir que prácticamente los tixtlecos se mantienen en vela, mirando a lo lejos como sus hogares se hunden sin poder hacer nada. En general los tixtlecos están orgullosos de su historia, de sus héroes, porque no hay que olvidar que aquí nacieron el consumador de la Independencia, Vicente Guerrero, y su compañera de armas, Antonia Nava de Catalán, así como el escritor, poeta y militar Ignacio Manuel Altamirano, y el general Vicente Jiménez, que peleó contra de la intervención estadunidense y en la Guerra de Reforma.
Don Emilio expresó al respecto: “queremos que nuestros gobiernos vean a Tixtla como cuna de héroes. Lo que pasa es que a los héroes los ocupan sólo para que sirvan de trampolín, de escalera para ocupar los puestos, y cuando ya están allá se olvidan de Tixtla. Los alcaldes, los gobernadores y el mismo presidente de la República, se olvidan de eso”, afirmó.
Durante la entrevista afuera del albergue instalado en el histórico barrio de El Santuario, Emilio García recordó que “desde 1976 se pidió al gobierno federal la creación de un canal controlado, para que ya no hubiera inundaciones en Tixtla, pero no nos hicieron caso”.
Expuso que este problema ya es muy antiguo; en el año de 1976 fue la primera inundación que hubo en la parte baja del valle de Tixtla; se cayeron casas como hoy; a partir de ahí se crearon comités de los que formé parte. Hicimos gestiones, fuimos a México, a hablar con el presidente Luis Echeverría Alvarez, para darle a conocer el problema de las inundaciones, se nos atendió y nos dijo que se haría el desazolve del resumidero”.
Desde antes, añadió, se planteó la construcción del “canal controlado” al sureste de este valle. No se nos escuchó, y se abocaron a la limpia del resumidero, desgraciadamente no funcionó, porque en el año de 1986 se vuelve a dar el mismo caso.
Resaltó que la mayoría de los barrios se inundaron; “el de El Santuario, el de Santa Cecilia, no tengo exacto el número, pero fue mayor que la primera vez; ha ido en aumento. Se volvió a insistir en la construcción de este canal, porque es la única solución para este problema, sin embargo el gobierno no volvió a escuchar, porque decía que salía muy caro.
Reconoció que los sorprendió la creciente de los ríos; “hubo muchos damnificados, yo soy uno, perdimos todo, muebles, televisiones, aparte la vida de algunas personas que fallecieron ahogadas. Hace seis años se dio otra inundación parecida a esta; nuevamente insistimos en la construcción del canal controlado, estando como gobernador Zeferino Torreblanca y Felipe Calderón como presidente. Ya están los estudios topográficos, vinieron ingenieros de Cuernavaca para tomar los niveles de la Laguna Negra. Nos dijeron que salía muy caro, en un principio dijeron que costaba 130 millones; luego 180; la última vez fue de 280”.
Recalcó que hoy la inundación es más grande porque abarca la mitad de la ciudad; “se cayeron las casas de adobe y material; en general se van a dañar porque están socavadas. Queremos que se ponga en marcha el dinero para su construcción”.

Nessun commento: