domenica 23 giugno 2013

Relatan las hermanas Torres Cruz persecución en su contra por grupos delictivos de la zona

Tuvimos que huir todo el tiempo por amenazas de muerte, dicen María y Marcelina

Relatan las hermanas Torres Cruz persecución en su contra por grupos delictivos de la zona

HERCILIA CASTRO (Corresponsal)
Petatlán, 22 de junio. María Torres Cruz contó que a raíz de la muerte de su hermano y ecologista, Javier Torres Cruz, asesinado hace dos años, comenzó el acoso y durante ese tiempo han tenido que estar huyendo debido a que los grupos delictivos la han perseguido bajo la amenaza de matarla.
Mientras se va camino a La Morena en una camioneta de redilas, relató que se siente molesta por la situación actual que vive su familia, aislada y acosada tanto por los grupos delincuenciales como por los mandos policiacos del Ejército, la policía preventiva de Petatlán y los Marinos.
“Ya no es igual, tiene un año que ya ni vamos al río”, refiriéndose a cuando visita su comunidad de origen.
Marcelina, su hermana, coincide con María y relata que a pesar de que ellas ya vivían en las cercanías de Petatlán, tuvieron que huir debido a las amenazas de muerte que fueron constantes después de la muerte de Javier Torres Cruz.
“Yo viví un año con mi esposo y mis niños en el DF, pero no me gustó, mi marido trabajaba en una fábrica y vivíamos cerca de las fábricas, no me gustó, le dije, vámonos a donde quieras pero aquí ya no quiero vivir”, dijo Marcelina.
También al igual que María pasaron de Acapulco unos meses al Estado de México, pero siempre con la zozobra de ser perseguidas por sus enemigos, enojados por la denuncia interpuesta ante la Procuraduría General de la República (PGR) en el Distrito Federal en 2005, contra el ex cacique y supuesto autor intelectual del crimen de Digna Ochoa y Plácido.
“Yo le decía cuando nos dijo –Javier– que iba a denunciar a don Roga, manito, no hagas eso, para qué te metes en problemas, pero él me respondió ¿tú crees que no sentí feo cuando el cabezón (Javier Villa) se reía a carcajadas de que se habían chingado a la abogada?, no hermana, imagina lo que siente su familia, sentí coraje, por eso debemos denunciar”, recordó María.
Asintió que Torres Cruz tuvo razón, pero al denunciar, anunció su sentencia de muerte, sólo que a dos años de su asesinato, la familia Torres Cruz vive peor que cuando comenzaron a denunciar.
“Extraño la sierra, extraño vivir en ella, no es lo mismo, acá uno es libre, bueno ahora ya no porque ni al río podemos ir, extraño a mi familia y me da mucha rabia que nos traten así, como si nosotros fuéramos los delincuentes”, expresó María.

Nessun commento: