lunedì 17 dicembre 2012

Comunicado de las FARP


A los pueblos del mundo:
Al pueblo de México:
Al pueblo de Guerrero:
Compañeras y compañeros:

… La real capacidad de un revolucionario se mide por el saber encontrar tácticas revolucionarias adecuadas en cada cambio de la situación, en tener presente todas las tácticas y en explotarlas al máximo…

…pues si no se alcanza el poder, todas las demás conquistas son inestables, insuficientes, incapaces de dar las soluciones que se necesitan, por más avanzadas que puedan parecer…


La problemática política y social del estado de Guerrero, representa un desafío para las fuerzas de izquierda y en particular para las organizaciones revolucionarias. Como es sabido, el estado ha sido semillero y asentamiento de diversos proyectos revolucionarios. Históricamente, el pueblo de Guerrero ha vertido su sangre en las diferentes luchas por emanciparse; llámense de Independencia, de Guerra de Reforma, contra la Intervención Francesa, en la Revolución de 1910-1917, en las luchas guerrilleras encabezadas por los comandantes Genaro Vásquez y Lucio Cabañas Barrientos.

Tiene sentido común entonces, que en la actualidad; converjan en el escenario político estatal; una amalgama de organizaciones, grupos, colectivos y referentes de la izquierda de toda índole. Algunos desarrollando la lucha civil y pacífica y otros, impulsando la lucha armada en sus distintas modalidades y formas. Cada quien según sus condiciones, capacidades, análisis y visión de ver las transformaciones democráticas y revolucionarias.

Evidentemente, los organismos de seguridad del Estado, están conscientes de este escenario político, de tal suerte que, con el consentimiento de la élite política y económica guerrerense; implementan desde el gobierno de Torreblanca Galindo, una ofensiva político-militar que se ha profundizado con el gobierno de Angel Aguirrre Rivero. La aplicación de esta guerra contrainsurgente en toda su magnitud, trae como consecuencia la exacerbada ola de violencia que azota las regiones de la costa, centro, montaña y tierra caliente principalmente. Curiosamente, donde se asientan proyectos que reivindican la reconstrucción del tejido social comunitario y se impulsa proyectos de defensa de los recursos naturales mineros o forestales o, en su defecto, se construye estructuras comunitarias que asumen el combate a males sociales tales como: la delincuencia común y organizada (virus sociales producto del neoliberalismo aplicado a rajatabla en el país).

La aplicación de esta política gubernamental tiene que ver con el vasto conglomerado que representa la izquierda en Guerrero. Siendo un caldo de cultivo de grupos y organizaciones de distinta índole y que según la visión “Giulianista” de la cúpula gobernante es necesario combatir, aislar y exterminar. La represión, hostigamiento, satanización y asesinatos cometidos contra la Normal de Ayotzinapa; la premeditada acción paramilitar en contra de comunidades que defienden sus bosques y que raya en el exterminio; es otro ejemplo. La persecución y acoso contra la CRAC y ONG’s como Tlachinollan, representa también visos contundentes de lo que se expone.

La consecuente desaparición y asesinato selectivo de dirigentes sociales y políticos simbólicos o representativos, es otro reflejo del plan de descabezamiento de las caras más visibles de los que luchan por democratizar la vida pública del estado. Sin mencionar la serie de amenazas veladas o abiertas hechas en contra de diversos dirigentes de organizaciones sociales y de derechos humanos. El camuflaje que utilizan las fuerzas militares, policiacas y paramilitares tiene de pretexto idóneo, la lucha contra el narcotráfico y la delincuencia organizada. A las bandas, grupos de sicarios, jefes de plaza o cárteles de la droga; se les usa como pretexto para justificar el estado de excepción que aplican en diversas regiones de Guerrero, eso en el mejor de los casos; pero en peores escenarios, a estos grupos de la “maña” se les utiliza para aniquilar la protesta y organización social.

Los poderes fácticos estatales y nacionales usan mediante acuerdos al paramilitarismo, tan fuertemente asociado a las bandas del crimen organizado; para exterminar al más puro estilo “kaibil” todo síntoma de oposición a sus intereses políticos y económicos. Forzar el desplazamiento de sobrevivientes de comunidades e intentar cooptarlas, infiltrarlas, dividirlas y al final, desintegrar todo el tejido social comunitario el cual atenta contra sus intereses de explotación, saqueo y cobro de piso y derechos ilegales; son sus objetivos.

Limpio el terreno, las empresas mineras, forestales y grupos mafiosos se apoderan de todos los recursos naturales y económicos para hacer usufructo de ellos. Existe demasiado dinero de por medio y no están dispuestos a detenerse por ningún motivo, la historia demuestra que lo económico determina lo político, social y cultural.

Esto pone en una encrucijada al movimiento revolucionario para realizar su trabajo político cotidiano, existe un acertijo por resolver. La provocación es elocuente y aprovechan los grupos de poder esta situación para debilitar o derrotar los procesos de construcción revolucionaria. Tal aplicación fascista exportada como modelo por Marcelo Ebrard, se considera produce resultados con mayor rapidez que anteriores formas de combate contra la lucha social y revolucionaria. Dar pan y circo al pueblo, impulsar medidas populistas que solo embellecen o decoran lo exterior, pero lo interno se mantiene y lo que está siendo un obstáculo se erradica de tajo.

Se mediatiza por un lado, si no se logra; se reprime, se aísla, se calumnia hasta la desacreditación. Y si aún persiste el problema se aniquila con toda la fuerza del Estado (“maña”, policía y fuerzas armadas). Aguirre Rivero como un gobernante de doble cara, cree tener la solvencia moral y política de confrontar todo esfuerzo organizativo progresista y democrático que se anteponga a los intereses de él y el grupo en el poder.

En fin, para hacer frente a la situación dada, se requiere de la coordinación, articulación y desarrollo de los diferentes procesos de democratización y revolucionarios. De integrar las diversas formas de lucha en una sola: la lucha de todo el pueblo guerrerense; la cual detenga esta ofensiva desatada por los poderes fácticos del estado. Tienen que disuadirse de parar esta ofensiva contra el movimiento social y de defensa de los intereses de las comunidades. Tiene que decírseles que están haciendo una valoración desacertada del movimiento revolucionario.

Chilpancingo de los Bravo; a 17 de diciembre de 2012.

¡Por la revolución socialista y la liberación nacional!
¡La lucha popular revolucionaria!

¡Patria libre!
¡Y socialista!
¡Honor y gloria eterna al Comandante Lucio Cabañas!

Fuerzas Armadas revolucionarias del Pueblo
FARP

Nessun commento: