lunedì 8 ottobre 2012

Zihuatanejo, privatización y violación a los derechos humanos


Zihuatanejo, privatización y violación a los derechos humanos

Hercilia Castro


Zihuatanejo, 7 de octubre. A 24 años de lucha en contra del despojo y privatización de playas y esteros por parte de los tres niveles de gobierno, los nativos y avecindados del municipio de Azueta, hoy enfrentan la más titánica lucha por la defensa de su modo de vida, y su trabajo en contra de un Decreto Oficial de la Federación emitido el 28 de octubre de 2010, y que fue publicado el pasado 11 de enero de 2011 en el que se concesiona el recinto portuario, la Laguna de Las Salinas y la laguna de Barra de Potosí en el municipio de Petatlán, dañando así a más de 9 mil habitantes.

Fundado en 1951, Zihuatanejo se distinguía por ser una isla, alejada de la llamada “civilización”, los avecindados, provenientes en su mayoría de la capital del Estado (Chilpancingo) y municipios como La Unión de Montes de Oca, y poblados dentro del municipio se mantenían del autoconsumo, de la producción de sus grandes huertas y la pesca.

Jesús Álvarez Orozco cuenta que “hace 40 años no nos moríamos de hambre, si querías un mango lo tomabas y ya, si querías pescar echabas el anzuelo, o le campechaneabas con el campo, ahora ni para comer hay”.

Los pescadores, relatan que desde que se inició el fundo legal en 1972, bajo el sexenio del ex presidente Luis Echeverría y año en que se hace el desarrollo turístico de la zona hotelera de Ixtapa.

Los ejidatarios expropiados por el Fundo Legal, pasaron de ser pescadores y campesinos a ser empleados de hotel, o comerciantes, perdiendo así la manera de auto sustento por el incremento de apoyo gubernamental a detonar el punto como destino de sol, arena y mar, y que fue incluido en el llamado Triángulo del Sol, guerrerense.

El Fondo Nacional de Turismo (Fonatur), le quedó debiendo 20 por ciento de las tierras a los azuetences, y en las décadas siguientes, los afectados murieron o viven en sumas carencias.

La llegada de Rebaque



La presidenta de la Red de Organizaciones y Grupos Ambientalistas de Zihuatanejo, Obdulia Balderas Sánchez, relató que a finales de los 80, y con las políticas neoliberales del ex presidente de la República, Carlos Salinas de Gortari, comenzó a operar la inmobiliaria Punta del Mar, conocida como Puerto Mío, de la que es representante legal Héctor Alonso Rebaque Rangel.

“Rebaque primero construyó una barda en medio del mar, pero el mar se la tumbó, la hiso del lado que se llamaba La Escalerilla, que ahí se iban a fondear las lanchas y nos íbamos a pescar flamencos, luego pasó un tiempo y volvieron a construir…”, dice nostálgica.

Bajo el nombre de inmobiliaria Punta del Mar SA de CV, Rebaque Rangel comienza, a operar en el puerto de Zihuatanejo,  sin que se dieran cuenta los lugareños de lo que más tarde iba a pasar, la privatización.

Para 1989, Punta del Mar, comienza a hacer los pagos en un trámite en Distrito Federal, donde se autoriza un folio mercantil “para los asentamientos relativos a esa sociedad y para 1990, la inmobiliaria pide la concesión con objeto de construcción, operación y explotación de una marina privada ubicada, en la playa El Almacén, en la bahía de Zihuatanejo, con una extensión de 31 mil metros cuadrados; otorgándose este permiso el 29 de agosto de ese año, a través de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y con término de vigencia para el 29 de agosto de 2010.

Se inicia así, una lenta privatización de bienes comunes y un gran conflicto social, que a la fecha, aun no acaba.

Álvarez Orozco critica que la concesión se dio “amañada” y Rebaque Rangel hizo uso de tráfico de influencias para adueñarse de lo que antes fue una playa pública.

El pescador Agustín contó “nosotros teníamos un terreno junto al mar que valía miles de pesos, llegó Fonatur y nos mandaron a la punta del cerro, nos fuimos, no reclamamos, y ahora, nos quieren sacar de nuevo”.

La inmobiliaria Punta del Mar, mejor conocida como Puerto Mío, obtuvo  el 27 de mayo de 1991, un Decreto Oficial de Desincorporación de bienes del dominio público de la bahía de Zihuatanejo, los lugareños, no lo supieron hasta años más tarde.

El decreto fue otorgado por Carlos Salinas de Gortari y también se hayan implicados el ex presidente priísta, Ernesto Zedillo  Ponce de León quien en ese año, fungía como secretario de Programación y Presupuesto; el secretario de Transportes, Andrés Caso Lombardo y el secretario de Desarrollo Urbano y Ecología, Patricio Chirinos Calero.


Para marzo de 1992, la inmobiliaria presentó a la Secretaría de Desarrollo Urbano y Ecología  (Sedue) ,(Ahora Semarnat), la Manifestación de Impacto Ambiental referida al proyecto, como Puerto Mío, para la construcción de un desarrollo turístico, inmobiliario y náutico de alto nivel en la bahía de Zihuatanejo, en una superficie aproximada de 5.58 hectáreas y que consiste en tres hoteles, condominios, villas, área comercial, una marina para más de 100 posiciones, servicios generales, clínica spa, alberca, cancha de tenis, tres restaurantes, centros nocturnos y áreas verdes.

El 14 de abril de 1994, el Instituto Nacional de Ecología (INE) mediante oficio DGNA, en la resolución 147, autorizó la construcción de un desarrollo náutico, el mismo año, en los oficio con fecha 21 de octubre DGNA9933 y 30 de noviembre de ese año, autoriza para el proyecto Puerto Mío la construcción y operación de una terminal de cruceros, muelle y terminal de pasajeros, estación de servicio de marina y una prórroga para concluir los trabajos por cinco años más, esto, con la autorización de Julia Carabias Lillo quien fuera directora del INE.

Balderas Sánchez explicó que en 1994, la inmobiliaria comenzó a echar escombros al mar, los lugareños le exigieron al ex presidente municipal  del PRI, Eric Fernández Gómez (y padre del actual alcalde priísta, Eric Fernández Ballesteros). 

“Nosotros le pedimos a Eric  Fernández Gómez, que detuviera los trabajos, nos empezamos a reunir con todos y en un rato ya éramos más de 90, le exigimos audiencia y que parara los trabajos de Puerto Mío, pero no lo hizo”.

La ambientalista recordó que “él dijo un día después, en una entrevista de radio que ya había parado los trabajos de Punta del Mar, y yo llamé a la radio y le dije que no era cierto porque desde mi casa se podía escuchar que tiraban toneladas de escombro al mar, entonces todos escucharon y nos fuimos a detenerlos”.

“La bahía nos estaba llamando, gritando para que la salváramos…”, dijo.

Es así, como la lucha social y legal, comienza por recuperar la bahía de Zihuatanejo, después de tener conocimiento de el tráfico de influencias bajo los sexenios priístas.

Álvarez Orozco y Balderas Sánchez señalaron que esta no es la primer lucha que enfrentan, ya que la bahía ha tratado de ser privatizada en otras tres ocasiones, incluso bajo las dos únicas administraciones perredistas, a cargo de Amador Campos Aburto (2002-2005) quien ahora es diputado local del 11 distrito, y el ex alcalde (hoy diputado federal por el PRD) Silvano Blanco de Aquino (2005-2008).

En ambas administraciones, la lucha de los azuetences, como cuando descubrieron la privatización de la playa pública El Almacén, ha arreciado, enfrentando la corrupción de los tres niveles de gobierno, incluso, la traición de un líder del movimiento, Silvestre Pacheco León, quien por proyectos productivos, vendió la causa en 1999, ya que la suspensión de la inmobiliaria Punta del Mar, se dio, sin embargo, él dejó expirar el plazo y ocultó los oficios de la suspensión definitiva.

La Fonatur…


Después de más de 20 años de lucha social y 13 de pleito legal, los lugareños enfrentan una nueva amenaza desde el 12 de enero de 2012, salió publicado un Decreto Oficial de la Federación emitido bajo el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, donde la SCT da en concesión la bahía de Zihuatanejo, el recinto portuario, la laguna de Las Salinas y la Barra de Potosí (Considerado por el INE como área prioritaria por su gran biodiversidad y manglares) en el municipio de Petatlán, a la Fonatur Operadora Portuaria SA de CV, y viéndose afectadas nueve comunidades pesquero-ribereñas- artesanales y en total, más de 9 mil directo afectados que viven del turismo.

La lucha que comenzó días después de que descubren por medio de la prensa la privatización de su espacio y modo de vida, comenzó con manifestaciones, marchas, asambleas públicas y varias reuniones con el director de la particular, Alfonso Lugo Platt, y reclamándole al ex presidente priísta Alejandro Bravo Abarca, quien permitió que la Fonatur Operadora Portuaria, se hiciera cargo de la administración de la bahía de Zihuatanejo.

Ambientalistas, pescadores, restauranteros, comerciantes y lancheros se han opuesto desde 2011 con una lucha ardua contra los intereses de unos cuantos, la bahía significa un gran negocio para los inversionistas.

Las víctimas



Luego de que el proyecto Puerto Mío empezara, Álvarez Orozco recuerda que Rebaque Rangel, le dio dinero a los lugareños que vivían cerca de la playa El Almacén, y los que se oponían a vender, eran amenazados, como fue el caso del estadunidense Owen Lee, quien en playa Las Gatas, tenía su casa de más de 30 años, pero por deudas económicas, fue a dar a la cárcel, lo cual aprovechó Rebaque Rangel y se apropió de la propiedad a cambio de la libertad del extranjero.

Amenazas, hostigamiento, y enfrentamientos, son los resultados que en un año han tenido los opositores a la concesión, sin contar las intimidaciones a las que se han atravesado en la defensa de la bahía de Zihuatanejo, por parte de la Fonatur Operadora Portuaria SA de CV, que actualmente quiere restringir el paso a los pescadores y lancheros, así como cobrarles por el uso, fondeo, y atraque en la laguna de Las Salinas y todo lo que es el muelle, lo que ha causado a últimas fechas pleitos entre los empleados de la Fonatur Operadora Portuaria SA de CV.

El gobernador perredista Ángel Aguirre Rivero, tiene conocimiento del problema y desde hace un año, prometió que solicitaría una reunión con el aún titular de la SCT, Dionisio Pérez Jácome Friscione, hasta la fecha, no ha sido así, creciendo más el conflicto y ahora de nuevo en movilizaciones a raíz de las confrontaciones y restricción del paso que quiere hacer la Operadora Portuaria.


El final


Actualmente, la bahía de Zihuatanejo y la Barra de Potosí en el municipio de Petatlán, se encuentran con sus lugareños en resistencia, familias compuestas por hasta cuatro generaciones que se han dedicado al oficio de pescadores y lancheros, y que por ende, dependen exclusivamente de la pesca y el turismo que antes de 2006, llegaba en demasía.
Enfrentan los azuetences el riesgo de terminar de perder sus recursos naturales, pues en la experiencia, la llegada desde hace más de tres décadas del Fonatur, no causó más que despojo, y las mejores playas se privatizaron para quedar en manos de Carlos Slim, los Zedillo y los Salinas de Gortari e incluso un Emilio Azcárraga según cuentan los nativos.

Ahora, la lucha que llevan los azuetences es por la revocación a la empresa Fonatur Operadora Portuaria SA de CV.

Todos los casos se enlazan, en una época en la que la violencia causada por la supuesta guerra contra el narcotráfico de Calderón Hinojosa, avanza;  y el despojo de los recursos naturales por parte de empresarios y de políticos ambiciosos y corruptos, y por la negligencia para actuar de todas las autoridades, ha permitido el caso de la privatización de Zihuatanejo y ahora Barra de Potosí.



“No hay negociación, aquí solo queremos una cosa, la revocación a la Fonatur Operadora Portuaria, queremos la revocación”, dice Álvarez Orozco.



Licencia de Creative Commons
Zihuatanejo, despojo y violación de los derechos humanos by Hercilia Castro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.
 









Nessun commento: