domenica 26 febbraio 2012

El mar, donde al caer las estrellas se materializaban

El mar, donde al caer las estrellas se materializaban en Xihuacan

Hercilia Castro


Petatlán, 25 de febrero. Xihuacan significa(los que poseen la turquesa) y fue un gran centro ceremonial donde se reunían diversas etnias y tribus, los objetos más cotizados por ser en la cosmogonía prehispánica eran la sal y las conchas marinas; las estrellas caídas al mar convertidas en los ojos de los dioses.

Ubicada la zona en la Soledad de Maciel, municipio de Petatlán, a casi tres kilómetros de la pirámide “montículo B” se puede observar el llamado cerro de los brujos o también conocido como el Cerro de Huamilule,  cuentan los pobladores que etnias como los cuitlatecos, zapotecos, tepoztecos, se reunían para intercambiar o hacer el comercio de varios productos y rituales ceremoniales.

Los datos hablan de que en  área se localizaron rocas de granitos con “pocitas” en la parte superior conocidas como tehuacallis u ojos de Dios, elementos relacionados para “propiciar la lluvia y alimentar a las rocas”.



Los pobladores de la Soledad de Maciel, aseguran que en el centro ceremonial de ese lugar, la sal y las caracolas o conchas eran los objetos más preciados, ya que venían de otras tribus para llevarse esos objetos que eran usados como adornos de lujo para las ornamentas y vestimentas.

El investigador Rodolfo Lobato Rodríguez describe que la pirámide es de dos hectáreas y forma parte de todo lo que es el centro ceremonial “de acuerdo a la cerámica que hemos encontrado aquí predominan dos culturas que son la zapoteca y la teotihuacana, parece que en ese tiempo había confederaciones de asociaciones étnicas que eran tan avanzadas que empezaron a entrar aquí a la Costa Grande”.

Lobato Rodríguez resaltó que esto fue relacionado con la fertilidad de la mujer, “con el agua” y se atribuía que las gotas de lluvia eran las estrellas que caían en el mar para posteriormente convertirse en los llamados ojos de Dios.

“El mar se relacionaba con la maternidad y se decía que las conchas eran la materialización de las estrellas”, subrayó.

De acuerdo con los expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), podrían llevar a culturas hasta mil 500 años antes de Cristo, desde el preclásico hasta el posclásico, y serían considerados semejantes o más importantes que los de Teotihuacán o Chichén-Itzá.

Otro de los hallazgos más importantes en Xihuacan en la Soledad de Maciel es el juego de pelota más grande de Mesoamérica de 160 metros de largo por 29 de ancho, donde actualmente se han hallado  fosiles de restos humanos que los arqueólogos Lobato Rodríguez y la delegada del INAH en la entidad, Blanca Bedolla Padilla aseguran eran parte de rituales ceremoniales para atraer la lluvia.



Resalta un ídolo de más de metro y medio de altura, que sería de la época olmeca, mil 500 años antes de Cristo; como la pieza más vieja de gran talla este rey Chole;  que por la forma de tallar la roca probablemente es un dios del maíz de la época olmeca, y que en el clásico, más o menos 200 antes de Cristo, se le labra este tocado, como un signo del año.

Este 5 de junio los arqueólogos ahan anunciado se verá desde la zona Xihuacan la conjución de Venus con el sol desde la pirámide B que coincide con la vista exacta del Cerro del Huamilule un fenómeno que sucede cada 105 años y los astros "caerán" justo en el horizonte que da al nombrado cerro ubicado en la comunidad de Barra de Potosí, municipio de Petatlán.



El Cerro del Huamilule era  para los Xihuacanos el  dios Tlaltecutli, ya que debido a la alineación de la ciudad con Venus, el Sol y la estrella Polaris, se observa desde allí cómo el dios “devora” en el ocaso al planeta y al Sol.

Llamado también, el Devorador de Astros dentro de la cosmogonía Xihuacana.

La Soledad de Maciel fue ocupada de manera continua durante 3 mil años.


Fotos: Hercilia Castro
@HerziliaKatito
 
Licencia de Creative Commons
El mar donde al caer las estrellas se materializaban by Hercilia Castro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Nessun commento: