mercoledì 31 agosto 2011

Comunicado del Comité de Familiares y Amigos de Secuestrados, Desaparecidos y Asesinados en Guerrero.

En éste día Internacional del Detenido Desaparecido: Ni Plan de Búsqueda con el Gobierno Estatal, ni apoyo de la UAG; represión del Ayuntamiento de Chilpancingo y solo la impunidad y la absurda guerra del Gobierno Federal que condena a las víctimas inocentes de la violencia.

Evocando al Maestro José Revueltas, podemos decir que vivimos tiempos de luto humano, tiempos plagados de seres deteriorados por causa del sufrimiento, consecuencia directa de las malas decisiones de la época.

Hoy 30 de agosto del 2011, día internacional del detenido – desaparecido, es un día emblemático para recordar, no olvidar y no perdonar a los perpetradores de estos crímenes, así como también para dignificar a nuestros detenidos desaparecidos, para seguir luchando por el juicio y castigo a los responsables y para lograr garantías de no repetición de este crimen de lesa humanidad. Por ello volvemos a este espacio de la Plaza Cívica Primer Congreso de Anáhuac, a éste trueno que antes de nosotros recibía nombres despectivos para los ancianos y ahora hemos rescatado con el nombre del “Arbol de la Dignidad Popular”.

En éste mismo lugar, hace ya cuatro años iniciamos la lucha por la presentación de nuestros desaparecidos, el castigo a los culpables de los asesinatos, por la libertad de nuestros presos políticos y contra la criminalización de la lucha social en Guerrero. Aquí hemos realizado diversos actos culturales, conferencias de prensa, mítines y mantuvimos hasta febrero pasado nuestro Módulo de Información, Cultura y Denuncia, que fue desalojado por el Ayuntamiento de Chilpancingo, despojándonos no solo de nuestra libertad de expresión y manifestación, sino de las fotografías de nuestras víctimas, mantas y materiales con que sosteníamos esta lucha.

Desde éste lugar hemos enviado mensajes de justicia a los malos gobiernos, al pueblo de Guerrero, a sus organizaciones, a los medios de comunicación y todo ha sido en vano, ninguno de nuestros amigos y familiares ha aparecido ni se ha hecho justicia a nuestros asesinados. Por eso hoy nos dirigiremos, frente a ustedes compañeros de las organizaciones sociales, representantes de los medios de comunicación y ciudadanos presentes, a nuestros ausentes, a nuestros desaparecidos y a nuestros asesinados, porque a pesar de todo, ellos siempre nos acompañan en nuestro corazón y en nuestra digna rabia y tal vez sean los que mejor nos entienden desde donde están.

Aquí evocamos sus nombres: Jorge Gabriel Cerón Silva, Ludwig Marighela Hernández Cisneros, Rafael Ramírez Benítez, Pedro Salgado Mora, Cuauhtémoc Román Navarro, Rodrigo Camacho Rodríguez, Artemio Soroa Brito, Dionisio Rodríguez Jiménez, Víctor Manuel Rodríguez Jiménez, Inés Mendoza Salgado, Erick Isaac Molina García, Ma. Guadalupe Tolentino Pérez, Diana Edith Sotelo Ramírez, Odimando Espino Núñez, Roberto Crescencio Cruz, Roberta Naves Casarrubias, Sergio Ramírez Miranda, José Guadalupe Delgado Martínez, Pedro Benítez Vara, Jesús Bello Moreno, Victor Ayala Tapia y Oscar González Muñiz, Cristhian Obeth Pérez Betancourt, Luis Mario Casiano Vargas, Gregorio Alfonso Alvarado López, todos ellos desaparecidos y de Roberto Arcos Catalán, Carlos Edmundo López Parra, Miguel Ángel Gutiérrez Ávila, Bertín y Alejandro García Cortes, Rogelio García Valdovinos, Raúl Lucas Lucía, Manuel Ponce Rosas, Javier Torres Cruz y Quetztcóatl Leija Herrera, asesinados extrajudicialmente.

Lastimosamente, ustedes no son los únicos ausentes, no son los únicos que hacen falta en muchos hogares guerrerenses. De acuerdo a nuestro seguimiento de prensa, por lo menos ha habido en los últimos 6 años, 1659 víctimas de la violencia, de los cuales ya son 299 los desaparecidos y 1335 los asesinados.

Por ustedes seguimos en resistencia, con el digno dolor que nos acuerpa y mueve, sobrellevando el martirio de su ausencia, de la vida no solo sin ustedes, sino sin su apoyo, su compañía, su aporte, su contribución a la vida y a la sobrevivencia de nuestras familias que aun los esperan y los evocan. Muchos niños preguntan por sus padres, muchas mujeres y hombres extrañan el calor de su pareja, muchas madres y padres lloran en silencio la ausencia de hijos e hijas, muchos amigos extrañan al camarada, al confidente.

¿En dónde están?, ¿quién se los llevó?, ¿porqué se los llevaron?, ¿quién los puede buscar y encontrar?, ¿cuándo van a regresar?, ¿quién nos puede dar razón de ellos?, ¿quién es el responsable?, ¿A quién le pedimos cuentas?, ¿Quién puede hacernos justicia?. Estas son solo algunas de las preguntas que de manera recurrente nos hacemos los familiares y amigos de ustedes nuestros entrañables ausentes. Y no hay respuestas, solo el silencio cómplice de los malos gobernantes quienes disfrazan el imperio de la impunidad con la consigna del “ajuste de cuentas entre narcotraficantes” o vomitando que “ustedes se lo buscaron”.

Algunos de ustedes no lo saben y otros alcanzaron a darse cuenta: existe una guerra que los malos gobernantes han convertido en todo un programa de gobierno y de impartición de justicia, con el contubernio de los principales medios de comunicación del país, que a ustedes los etiqueta como criminales y a nosotros, amigos y familiares nos atemoriza, incrimina y paraliza, garantizando con ello la impunidad a funcionarios gubernamentales de todo tipo. Y ellos quieren que nos olvidemos de sus nombres y de su historia.

Pero nosotros, sus padres, sus hermanos y hermanas, sus hijos e hijas, sus amigos y amigas no los olvidamos y los nombramos siempre y reivindicamos su historia, su vida, porque no nos resignamos a su ausencia, porque nada puede llenar el hueco de soledad y desesperanza que deja el vacío de una desaparición forzada, de la muerte de un inocente. Por eso luchamos contra esa consigna perversa de incriminarlos a ustedes y por liberarlos así de la culpa y del olvido, aliviando así para nosotros su ausencia.

Duele decirles que no hemos logrado mucho, menos lo más importante que es encontrarlos y hacerles justicia. Queremos que sepan que seguimos impulsando aquel plan de búsqueda para que se conforme un grupo táctico del Estado que los busque y encuentre, que reabra los expedientes y se sigan las pistas que nosotros hemos aportado para dar con su paradero, que queremos coadyuvar organizados en las investigaciones, a pesar de los riesgos que esto conlleva, pero el gobierno no cede, se empecina en mantenernos aislados, separados y seguirnos ignorando y acallando.
Hemos buscado al Rector de la Universidad Autónoma de Guerrero, le dijimos que queremos que se haga justicia a los universitarios ausentes y a la gente del pueblo que tanto hace por esta universidad, le hicimos propuestas y lo mismo, solo indiferencia y evasividad como respuesta, igualito que el gobierno.

Nos reunimos también en marzo pasado con el Grupo de Trabajo Sobre Desapariciones Forzadas e Involuntarias de la Organización de las Naciones Unidas y por lo menos escuchó nuestros testimonios y propuestas, ahora pedimos al Gobierno Mexicano, que acepte sus recomendaciones, pues pensamos que nos favorecerán.

A pesar de no tener recursos y menos ahora que nos quitaron el Módulo, ese espacio que compartíamos todos, ustedes y nosotros juntos, estamos formando un Centro de Atención a Víctimas de la Violencia, pues hemos aprendido que los que vivimos sin ustedes también necesitamos apoyo, acompañamiento, alivio, para superar esta criminalización que pesa más que una loza. De nuestra propuesta de que el gobierno integre un fondo de contingencia para las víctimas de la violencia social, tampoco hay respuesta.

Pero debemos decirles que ahora estamos menos solos, a pesar de todo y de todos los gobiernos, televisoras y otros medios de comunicación mercenarios que tratan de aislarnos de la sociedad, hemos encontrado apoyo de organizaciones hermanas, con las que ahora compartimos anhelos y esperanzas en el Frente de Masas Populares de Guerrero, en la Red Contra la Represión y Por la Solidaridad y en la Campaña Nacional contra la Desaparición Forzada.

Y también muchos hermanos y hermanas de otros lugares del país que están pasando por el mismo dolor que ustedes y nosotros, han impulsado un Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, cuya principal virtud, es que despierta esperanza y aporta consuelo y compañía a nosotros los familiares y amigos de ustedes las víctimas de esta guerra absurda de Felipe Calderón Hinojosa. Igual que nosotros, algo están haciendo por ustedes las víctimas por hacerlas tangibles.

Próximamente vendrán por acá y nos hermanaremos en ésta lucha por mantener en la memoria colectiva los nombres y la historia de todos ustedes, por crear la fuerza social que permita parar ésta guerra contra el pueblo, por hacerles justicia a ustedes y por encontrar los medios para paliar nuestro dolor. Confien ustedes que sobre el dolor y su sangre inocente, nos alzaremos para reconstruir el tejido social, nuestra Patria y cimentar un futuro luminoso con pan, trabajo, justicia, democracia y libertad, donde habrá un lugar para cuando regresen o para que florezcan miles de esperanzas en el digno lugar donde podamos derramar nuestras lágrimas por ustedes. Eso es todo por ahora hermanos y hermanas ausentes.

Con éste mensaje a nuestros desaparecidos y asesinados, llamamos a los guerrerenses a hacer de este 30 de agosto, Día Internacional del Detenido Desaparecido, un día de reflexión y acción, un día de condena y rechazo ante los gobiernos que no sólo han mantenido en la impunidad a los responsables intelectuales y materiales de cometer estos crímenes de lesa humanidad, sino que continúan alentando esta aberrante práctica como una política de Estado para mantener, mediante el terror, el control sobre la sociedad y el pueblo organizado.

Los llamamos a solidarizarse con nuestra lucha en ésta Quinta Jornada por la Vida, la Libertad, la Justicia y los Derechos Ciudadanos en nuestro Estado y en la Campaña Nacional contra la Desaparición Forzada, a que generen con nosotros todas las iniciativas posibles para obligar al Gobierno Estatal y al Estado Mexicano a parar de una vez por todas ésta absurda guerra y cumplan con los compromisos internacionales en materia de Derechos Humanos, a hacer justicia a las víctimas de la violencia, a resarcir el daño físico, moral y económico a los familiares y a parar la criminalización a la lucha social.

A los familiares de las víctimas de la violencia, los convocamos a que se expresen, a que rompan el silencio que les ha impuesto el miedo, el terror, la impotencia y el dolor, a que se integren a las actividades de nuestro Comité y pongan en la memoria colectiva el nombre y la historia de sus víctimas, que expongan ante los sensibles oídos de todos su verdad, su testimonio, a que manifiesten su digna rabia y no dejen que condenen a nuestros muertos y desaparecidos y los reduzcan a un número, una estadística.


¡ALTO A LA GUERRA DEL GOBIERNO CONTRA EL PUEBLO!

¡DESAPARECIDOS PRESENTACION!

¡CASTIGO A LOS ASESINOS!

¡ALTO A CRIMINALIZACION DE LA LUCHA SOCIAL!

¡POR LA VIDA, LA LIBERTAD, LA JUSTICIA Y LOS DERECHOS CIUDADANOS!


COMITÉ DE FAMILIARES Y AMIGOS DE SECUESTRADOS, DESAPARECIDOS Y ASESINADOS EN GUERRERO

TALLER DE DESARROLLO COMUNITARIO A.C.

Nessun commento: