mercoledì 6 luglio 2011

Fraternidad de los medios ante violencia

ISIDRO BAUTISTA SORIANO

Fraternidad de los medios ante violencia

Bien valdría la pena de que el gremio periodístico se detuviera un poco a pensar en la posibilidad de estar razonablemente unido, por su ejercicio profesional, en Guerrero, ante principalmente la ola de violencia de la que tiene que dar cuenta todos días.
Ha habido indiferencia y ¿por qué no decirlo?, hasta burla entre los mismos medios de comunicación, tanto jefes como empleados, cuando alguno o algunos de ellos sufren un agravio.
No tienen comunicación o relación fraterna, mayoritaria, ni siquiera en una sola localidad, más los propietarios.
Hasta donde hemos visto, así ha sido siempre. Los que más o menos llegan a frecuentarse son los concesionarios o gerentes de las radiodifusoras, por su Cámara Nacional de la Industria de Radio y Televisión, con fines meramente publicitarios, pero tampoco hay fraternidad.
No ha habido ni un solo pronunciamiento público que conlleve el respaldo generalizado, ni tampoco una lucha colectiva, sino parcial.
El caso que más ha llamado la atención ha sido y es el del compañero Marco Antonio López Ortiz, jefe de Información de Novedades Acapulco, desaparecido desde el 7 de junio pasado, justo el Día de la Libertad de Expresión, y ha llamado atención también el gesto solidario de su empresa editorial, desde un principio.
Fuera de Acapulco, especialmente en Chilpancingo, el colega gozaba o goza de aprecio y de una buena fama por su profesionalismo, del que dio constancia en el poco tiempo que trabajó en dicha ciudad hace unos ocho años.
Las exigencias de investigar ministerialmente su desaparición y sobre todo de presentarlo con vida no han tenido la fuerza suficiente.
Lo que le pasó puede pasarle a cualquiera del gremio, como a cualquiera de la sociedad en general. Hace unos diez días le tocó ver de cerca la muerte al hijo del editor de un periódico serio, en sus propias instalaciones, al mediodía y ante sus trabajadores, por el simple ejercicio del periodismo, pues también, al igual que su familia, tiene fama de trabajo honesto.
Pocos han sido, aunque sea de manera confidencial, los que le han llegado a expresar su solidaridad. Por razones obvias el asunto no trascendió.
Hay medios que más por indiferencia, se han reservado el derecho hasta de publicar la nota del agravio de un integrante del gremio periodístico, como es el caso de López Ortiz.
A falta de esa fraternidad no se vislumbra aún la petición formal de que el asunto pueda pasar a manos de la PGR, específicamente de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos cometidos contra Periodistas (FEADP), fundada el 15 de febrero de 2006.
Esta dependencia ha investigado y consignado casos de amenazas, homicidios, lesiones y privación ilegal de la libertad, entre otros.
Una de sus atribuciones es capacitar a los representantes de los medios de comunicación sobre los aspectos legales que deben considerar para la protección de su actividad profesional, así como de las medidas preventivas que pudieran observar para evitar situaciones de riesgo.
Cuenta con un agente del Ministerio Público en cada estado, quien cuenta con capacitación para atender de manera especializada a los representantes de los medios de comunicación que por causas relacionadas con su labor profesional, son víctimas de algún delito.
Y ojo: puede ejercer la facultad de atracción de los delitos del orden común, y coordinarse con las procuradurías de Justicia de las entidades federativas y del Distrito Federal, según los convenios de colaboración celebrados con la institución, a fin de coadyuvar en la investigación correspondiente.
Aún hay más: tratándose de los delitos previstos en el artículo 2 de la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, declinará la competencia a favor de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (Siedo).
Hubo más signos de solidaridad por fuera: el senador Julio César Aguirre Méndez, del PRD, solicitó en tribuna la intervención de la PGR en dicho caso, con un exhorto, sin más hasta el momento, y de la Comisión Permanente del Congreso local, también con un exhorto, mediante el cual pidió atención especial de la procuraduría del gobierno de Ángel Aguirre Rivero para su investigación.
No ha habido la fuerza suficiente para trasladarlo a la FEADP, debido precisamente a la falta de más fraternidad, de más conciencia colectiva de que todos ellos, inclusive sus familiares, tenemos los mismos riesgos n
isidro_bautista@hotmail.com

 http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2011/07/01/index.php?section=opinion&article=002a1soc





 

Nessun commento: