sabato 30 luglio 2011

Exigen Valentina e Inés que militares que las atacaron sean juzgados por civiles


La Sedena obstruye la justicia; las indígenas me’phaa, con amenazas de muerte

Exigen Valentina e Inés que militares que las atacaron sean juzgados por civiles

No hay voluntad del Estado para procesar el caso y cumplir la sentencia de la Coidh, señalan
LUCIANO TAPIA (Corresponsal)
Ciudad de México, 28 de julio. Acompañadas por representantes de organismos de Derechos Humanos, las indígenas me’phaa Inés Fernández Ortega y Valentina Rosendo Cantú, atacadas sexualmente por soldados, demandaron formalmente a la Procuraduría General de la República (PGR) y a la Procuraduría de Justicia Militar que sus casos sean investigados en el fuero civil, para cumplir con la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Coidh) y la reciente determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que avala y da carácter de obligatoria a la disposición del órgano internacional.
Luego de presentar los escritos ante la PGR y la Procuraduría de Justicia Militar, Inés Fernández y Valentina Rosendo ofrecieron una conferencia de presa en el Centro Nacional de Comunicación Social (Cencos).
Inés, en su idioma materno, con la traducción de Obtilia Eugenio Manuel, dirigente de la Organización del Pueblo Indígena me’phaa (OPIM), denunció que a pesar de que el Estado mexicano se ha comprometido a cumplir las sentencias de la Coidh, no ve que haya voluntad para hacerlo, además de que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), mediante la Procuraduría de Justicia Militar, retiene los expedientes.
“Yo no veo que haya avances de ningún tipo; incluso, me prometieron becas para mis hijos, además de otras cosas, pero lo cierto es que no llega nada, tampoco hay detenidos. El gobierno no quiere que se haga justicia, me están engañando”, denunció Fernández Ortega.
Por su parte, Valentina afirmó que desde febrero de 2002, cuando fue atacada sexualmente por los militares, ha tenido que recorrer un camino largo, desgastante, de sufrimiento y bajo amenazas de muerte, pero al fin ha logrado ser escuchada por los órganos internacionales, “junto con Inés, seguiremos luchando hasta que se haga justicia”.
Acompañaron a Inés y Valentina Abel Barrera Hernández, director del Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan; Sergio Méndez Silva, de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos; Édgar Cortéz, director del Instituto Mexicano para los Derechos Humanos y la Democracia, y Agniezcka Racksynska, secretaria ejecutiva de la Red de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los derechos para todas y todos”.


Nessun commento: