domenica 8 dicembre 2013

Hay muchos enfermos como consecuencia de la guerra sucia, advierte una activista

Demanda Ong que el gobierno apoye a personas afectadas por diferentes males

Hay muchos enfermos como consecuencia de la guerra sucia, advierte una activista

Padecen epilepsia, trastornos mentales y artritis, entre otros, por torturas, acusa Margarita Baltasar
RODOLFO VALADEZ LUVIANO ( Corresponsal)
Atoyac, 7 de diciembre. En 1973, José Baltasar Fuentes fue detenido por los militares, señalado por el cacique de su pueblo de participar en la guerrilla del profesor Lucio Cabañas Barrientos. Durante los cinco años que estuvo preso, los soldados lo golpearon y torturaron. Actualmente el hombre sufre ataques de epilepsia y tiene trastornos mentales que le impiden desempeñar un trabajo.
Margarita Baltasar Fuentes, hermana de José, lo describe así: “Mi hermano es una de las víctimas de los golpes y las torturas militares de aquella época. Hoy en día permanece en mi casa impedido para desempeñar cualquier tipo de trabajo por su estado de salud”.
Como él, explica, muchas personas en este municipio padecen enfermedades como artritis, diabetes o epilepsia, como resultado de los golpes que les propinaron los militares o la angustia y el rencor que sintieron cuando fueron detenidos sus seres queridos durante los años en que el gobierno federal reprimió a la población de Atoyac.
Asegura que cada día son más las personas que resultan con un padecimiento a raíz de lo que sufrieron en aquellos años en los que se desarrolló la llamada guerra sucia. Muchos por la desesperación que vivieron en su lucha por encontrar a sus seres queridos que fueron detenidos. Y otros, como su hermano José, por los golpes y la tortura de la que fueron víctimas a manos de los militares, que buscaban terminar con el levantamiento armado encabezado por Lucio Cabañas.
Actualmente, es la secretaria de Organización del Comité Autentico Representativo de Familiares de Desaparecidos Víctimas y Ofendidos de la Guerra Sucia, la cual aglutina a unos 150 familiares de personas que fueron detenidas y desaparecidas por el Ejército durante la década de los años 70, así como sobrevivientes de la represión de esos años, y que lucha porque el gobierno federal ayude a quienes perjudicó con el régimen de terror militar, con servicios médicos, proyectos productivos, programas sociales, obras en las comunidades, servicios públicos y apoyos económicos de los que, aseguró, han estado exentos durante casi 40 años.
“Por eso es necesario que el gobierno actual de Enrique Peña Nieto voltee los ojos de una vez por todas, y ayude a aquellos que su partido dañó años atrás”, puntualizó en entrevista para La Jornada Guerrero.
Esta asociación, dijo, lo que busca es dejar atrás ese rencor y coraje que tiempo atrás invadió a los familiares y encontrar la forma de que los beneficios lleguen a quienes lo necesitan en Atoyac.
“Tenemos confianza en que las instituciones y en el gobierno actual del país vean la situación por la que atraviesan las familias de este municipio y hagan llegar los beneficios que anteriormente no llegaban para ellos”, manifestó.
La activista expuso que el trabajo del Comité ha comenzado a rendir frutos, pues las autoridades federales han empezado a entablar comunicación con ellos y han dado muestras de querer apoyar a través de programas gubernamentales a los familiares, “pero sabemos que es un trabajo duro y lento, pues han pasado casi 40 años sin que se den los resultados, por eso hay que esperar a ver el curso que tomen las cosas que esperamos sean de beneficio para las familias y las víctimas de la guerra sucia, que se agudizó más en este municipio”, asentó.

Nessun commento: