giovedì 19 settembre 2013

Los días... después de Manuel

Gatos Pardos

Los días…después de Manuel
Hercilia Castro


1
Vamos para tres días de lluvia y casi 72 horas sin comunicación con el exterior. No hay diarios por la tormenta, tampoco hubo desfile patrio, no hay señal de celular ni internet, y las llamadas a larga distancia están canceladas, no salen, sólo teléfonos locales. Dicen que Acapulco está destrozado, La Coloso, Renacimiento, el mismo aeropuerto se dañaron por la tormenta. Yo sólo alcancé a ver en el feis un video de Petaquillas del río que se estaba desbordando.

No he podido mandar trabajo, no hay internet ni celulares, sólo queda escribir al vacío. Estos dos días me la he pasado cocinando, hoy salí cuando escampó al mediodía. Fui al refugio del auditorio, 107 familias ahí, aunque según hay más de 500 damnificados en Barrio Nuevo que aún están en la escuela Miguel Alemán. Se han desbordado los ríos de Petatlán, La Unión de Montes de Oca y Coahuayutla de María Izazaga,  y según el último reporte la carretera de Michoacán también se encuentra dañada y la de este lado de Coyuca de Benítez también. El puente de Peta (tlán) se cayó, eso dicen.

Lo bueno es que desde las tres de la tarde dejó de llover, lo malo que capitanía de Puerto pronostica que faltan 24 horas de lluvia y habrá olas de hasta más de cuatro metros y medio. Los gatos ya no están asustados, creo eso es un buen augurio.

Cristián vino en la tarde, platicábamos que este desastre asemeja el cuento de La autopista del Sur de Julio Cortázar, donde sale el lado más animal o mejor dicho, sale el instinto de supervivencia en los automovilistas atrapados en una carretera. Pero apenas van tres días de incomunicación, ya se verá mañana el alboroto y cómo se empiecen a pelear todos por el alimento. Más valdría programarse para algo que va a ser largo.
Me pregunto si en La Jornada Guerrero se acordarán de mí. Extraño  reportear, o mejor dicho, la internet. Sigo hasta ahora, las 10 con 11 de la noche, sin celular ni internet, sin diarios.


Sólo es una tormenta estacionada, pero la telefonista le dijo a mi madre que sigue  sin haber líneas para Acapulco “por lo que está pasando”.
Estamos a 16 de septiembre. Hoy no vi a Jaime ni a Alondra, anduve en el refugio reporteando, sólo vi a Fito Romero que pensaba en irse a Morelia, claro, eso antes de que supiéramos que la carretera de Michoacán está en malas condiciones.

Terminamos reporteando al lado de Cuauhtémoc Rosas Pérez, el encargado de Gobernación estatal en Costa Grande, es buena onda el tipo al final, a pesar de estar del lado del verdugo. Malú se tuvo que regresar al DF porque no pudieron pasar. Leovigilda apenas y alcanzó a pasar de San Jerónimo…antes de que se destrozara la carretera por Manuel.

Hay turistas varados, no sé qué harán cuando se les acabe el dinero, no hay sistema en las dependencias y según dijo el director de Protección Civil (PC) que “no hay tarjetas” cuando hablaba con Eric para que le diera tres mil pesos para darle de comer a los bomberos, también andaban buscando una moto acuática porque iban a ir a Peta a rescatar a una familia, pues  el río inundó el pueblo, o eso dicen. Tanta información y no podemos comunicar. ¿Será que nos quedemos aislados para siempre  como en la novela de Verne de El último Adán?.
Hasta hace unos días hubo sol, qué pasó, no sé, pero no me gusta estar sin sol y tampoco me gusta ya escribir para mis adentros. Mañana espero haya señal, mañana hay que salir de nuevo.

17 de septiembre. Apenas se restablecieron hoy los teléfonos celulares y la internet, hoy informó Eric que hay 16 mil damnificados, tan solo en la comunidad de Barrio Nuevo hay más de 600 y más de dos mil turistas varados.

Nunca habímos tenido una tormenta de estas dimensiones, no recuerdo, aunque según la doctora Nuñez hace 30 años hubo una similar que duró unos nueve días, coincide con lo que dicen otros y mi familia.


3
19 de septiembre. Ya van tres días después del desastre, las comunidades siguen aisladas. Hoy la nota nacional fue el alud de La Pintada, municipio de Atoyac, más de 58 muertos, aunque Osorio Chon no lo reconocía hasta ayer que llegó la tarde-noche.

 Ayer me encontré gente de Coahuayutla que me dijeron que no han tenido apoyo y seguían (hasta ayer) abandonados, igual sucedió con los de Barra de Potosí, que están anegados y no tienen apoyo de Ramírez Espino, el alcalde de Petatlán.


Hace rato me llamó el comisario de Coyuquilla Sur, me dice que nadie ha ido a verlos, a sacar nota. Y sí, me siento culpable por no tener dinero para lanzarme a reportear a la Sierra de Petatlán y al menos aquí en Zihuatanejo los reporteros no son tan avezados y creo faltan las comunidades, entra y ver, apoyar, la gente nos necesita…Para mí mala suerte no puedo trasladarme, veré si mañana puedo irme a Coyuquilla.

Lo que sí, que cada desastre en México y siempre se repite la misma historia, la desorganización de los encargados de Protección Civil, las carencias de esa dependencia, la rapiña, la insensibilidad ciudadana y gubernamental, las mismas cosas, como hace 28 años, como en el terremoto del 85 donde miles murieron.
Tal parece que México está destinado a la improvisación.

Las quejas en las redes sociales y fuera están siendo las mismas, nadie los ve, nadie mira, nadie es responsable, y bueno, aunque reclaman que solo existe ayuda para Acapulco y Chilpancingo, yo preguntaría a los acapulqueños si de verdad les están llegando los apoyos, por eso de que en el 85 se tranzaron los recursos destinados a los damnificados.


Hoy vino el gobernador de Guanajuato, Miguel Márquez Márquez a ver a sus ciudadanos varados, creo que todos los políticos son iguales, llegó con el montón de guaruras elementos de la Policía Federal y con una verborrea, esperemos cumpla con lo prometido a sus paisanos.
12:40pm: Apenas iremos a municipio de Petatlán, la desgracia está aumentando y la gente no va a aguantar más. Malditas lluvias.
…………………………….

16:21 pm. Petatlán está afectado, hubo dos decesos de gente de Papanoa, comienzo a hacer la nota y pienso que no estoy de humor para reírme. La insensibilidad de los gobiernos (sea municipal, estatal o federal) es enorme, creo el mayor desastre de los pueblos es la indiferencia de sus gobernantes, aunque estos se justifiquen en que quien no hace aprecio es el que les sigue.

Hay demasiadas casas aterradas, gatos y perros buscando refugio o durmiendo, niños comiendo en medio de la tierra, mujeres quejándose por la apatía de Ramírez Espino (-aunque él dice el gobierno estatal y federal nel que lo ayudan-, hombres y niños paleando en las casas, ancianas que perdieron todo, que buscan agua, alimento, su vida, y nadie les pone atención. ¿Será siempre así con los pueblos, de que sufran como si fuera su destino?.

Lo dicho, apenas se empiezan a ver los daños, y la maldita lluvia no cesa...

.......................................................................................................................................


Nessun commento: