sabato 15 giugno 2013

Pequeño cuento de cómo la apatía se volvió fuerza popular


Gatos Pardos

Hercilia Castro


  

Hace muchos años, muchos, muchos años, en un pequeño pueblo llamado Zihuatanejo, todos supieron de un fraude hecho en el 88, nadie protestaba pues era cuna de caciques (ahora hay juniors caciques) y dos personas decidieron comenzar un plantón ante la indignación del fraude presidencial por parte de un tipo llamado Carlos Salinas de Gortari. Los priístas y la gente se burlaban, pero esos rijosos lograron se uniera otra poca más de gente inconforme, algunos perdieron la vida, erán, los inicios de un utópico partido de izquierda llamado PRD. La gente trataba de 
locos y violentos a los inconformes, se hacían marchas, voteos, se gritaron consignas y los azuetences priístas la mayoría nos gritaron locos (yo era una niña), se burlaban de las protestas y los muertos y desaparecidos.

Lo mismo pasó cuando la masacre de Aguas Blancas, se hicieron protestas y mitines pero no había respuesta ciudadana.En 1994 nace un grupo de mujeres que hizo una multitudinaria marcha por la tortura y asesinato de un joven llamado Javier, reinaba también el PRI. La asociación se llamaba Mujeres por la Paz AC que nació a raíz de los asesinatos de jóvenes en el pueblo por los abusos de los llamados judiciales y policías municipales.

También en 1999 cuando los azuetences comienzan la defensa de su bahía contra el complejo turístico Puerto Mío no tenían mucha respuesta.

Sin embargo, tras muchos años de marchas, plantones, mitines, talleres de derechos humanos, poco a poco desde el 2002, los zihuatanejenses comenzaron a hacer cada gremio sus protestas, a veces ganaron, a veces negociaban los líderes o se vendían (la corrupción sigue siendo un cáncer) pero la respuesta de la inconformidad crecía y crecía como una gran ola que pareciera destrozar un barco lleno de ratas.


Fue desde 2004 en que por primera vez ganó el PRD, todos pensaron que las cosas cambiarían ....pero no fue así y la ola creció más y más en defensa de su mar, de sus recursos naturales. Hasta vino la periodista Rosa Rojas de La Jornada y bautizó a un grupo de defensores como la Red de Organizaciones y Grupos Ambientalistas de Zihuatanejo (Rogaz).

Hoy, a casi 10 años de una ola gigantesca contra las atrocidades, abusos, vendimias y traiciones de partidos como el PRI y el PRD,  Zihuatanejo aprendió a defenderse y a no agachar la cabeza y decir a todo, Sí, señor presidente.

Aún hay arrastrados, escualidos como les dicen los panas venezolanos, por no decir gusanera como dice el pueblo ejemplar de Cuba.

Los transportistas protestan, los maestros se ponen en pie de lucha (hasta los charros), los policías denuncian los abusos de sus directores, los ciudadanos defienden con garra y todo su bahía, los barrenderos exigen se les respete, los sindicatos demandan a los gobiernos ante el Consejo de la Judicatura y se hacen respetar, las mujeres denuncian la violencia en que viven, los promotores culturales se adueñan de espacios para que el pueblo de Zihuatanejo lea, sea culto y libre.

Les cuento esto porque los procesos de lucha son difíciles, la sensibilización y concientización popular es ardua, pero creo al final, la apatía, quedó de lado y se ha 
vuelto fuerza popular.

No es fácil, en más de 20 años se ha luchado contra el escarnio no sólo de los medios locales al servicio del gobierno, del señor dinero, de los poderosos, de los traidores y clasemedieros que mientras vivan bien, no les importa si en la calle hay un hombre con parkinson pidiendo limosna porque el gobierno no cumple con sus obligaciones. Se ha luchado contra eso y más.

La gente se burla (aún) ante aquellos que luchan contra las injusticias, pero dejen contarles, que al final de un proceso como en Zihua, al igual que en muchos lados, los triunfos populares se dan.

Esta administración dinosaúrica, en menos de una semana  ha tenido que tragarse el ego y ver dos triunfos seguidos, el de la revocación de toda la bahía de Zihuatanejo y Barra de Potosí en Petatlán contra una empresa privatizadora y esta noche, el  triunfo laboral de los olvidados trabajadores de limpia, que por fin, después de muchos años, han sido reconocidos.

Los conflictos seguirán, estamos bajo la bota del PRI, del capitalismo corporativo, pero creo que el secreto ante la apatía, es no claudicar.

Y como dice la canción: El pueblo unido, jamás será vencido.

Sea pues un fuerte aplauso para todos esos "rijosos", "locos", "huevones" que quieren un mundo mejor y buscan con todo el deseo, el bien común "para toda la humanidad", diría  un amigo.  

No claudiquen en sus luchas, el proceso es largo, pero el triunfo al final, es mayor y es para todos. Y al final de ello, mucho tendrán que contarle a sus hijos y nietos. 

15 junio de 2013.

Licencia de Creative Commons
Cuentito de cómo la apatía se volvió fuerza popular en Zihuatanejo Guerrero by Hercilia Castro Balderas is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Nessun commento: