sabato 27 aprile 2013

¿Por qué se encuentra tomado el edificio de la rectoría de la UNAM?


En nuestro país se están recrudeciendo las condiciones de miseria y desigualdad que han generado desde hace varias décadas los gobiernos que responden a intereses del gran capital. En este contexto se enmarcan las reformas estructurales que se pretenden implementar durante este sexenio, las cuales representan una violenta embestida para el proletariado en su conjunto.

La reforma laboral por su parte legitima la súper explotación del trabajo legalizando condiciones infrahumanas que ya se venían dando en campo laboral. La reforma educativa pretende despojar de estabilidad laboral a los profesores así como convertir a la educación en una mercancía y formar obreros capacitados que respondan a las necesidades del mercado.

En este mismo sentido van las reformas educativas al interior de la UNAM, particularmente a los planes y programas de estudio en los colegios de ciencias y humanidades, los llamados 12 puntos. Los cuales atentan contra la esencia de los Colegios de Ciencia y Humanidades despojándolos del sentido crítico y humanístico que los caracteriza. Dentro de estos planes para “renovar” las escuelas de la UNAM se encuentra también el modelo de seguridad recomendado por la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES), que la rectoría de la UNAM ha desechado públicamente, pero que sigilosamente esta implementado en la FES, ENP y CCH´s. Estas recomendaciones, se han materializado en cámaras, torniquetes, credencialización digital y la restricción del acceso al pueblo que mantiene la universidad.

En torno a estas medidas que se pretenden imponer en la UNAM, ha surgido una efervescencia que se ha manifestado en asambleas estudiantiles y brigadeos informativos que despertaron poco a poco el interés de la comunidad estudiantil en dichas reformas y a la par de la crítica y el análisis, el rechazo. En febrero de este año, las autoridades universitarias asestaron un golpe contra la efervescencia estudiantil que definió el rumbo de la lucha, pues inventaron un montaje contra estudiantes organizados del CCH Naucalpan, expulsándolos, deslegitimándolos, señalándolos y ridiculizándoles ante la opinión pública, las autoridades universitarias fueron apoyadas por la prensa más reaccionaria del país.

Ante esta problemática la Coordinadora General de los CCH´s apoyada por otras organizaciones estudiantiles políticas y sociales, el 6 de febrero ocupa las instalaciones de la Dirección General de los CCH´s ante este hecho la directora Lucia Laura Muñoz Corona no cede en ninguna de las exigencias, dejando el descontento latente.

Ante esta cerrazón de las autoridades y la negativa de escuchar las demandas estudiantiles, los estudiantes deciden continuar la movilización: marchas, mítines, brigadeos informativos. Y dicha movilización culmina con la ocupación de una parte del edificio de la rectoría el viernes 19 de abril. Esta medida responde a la desesperación de los compañeros por la nula capacidad de diálogo y respuesta de la rectoría de la UNAM (quienes respondieron cerrando las puertas del edificio y apagando las luces al llegar la movilización).

El plantón sostenido dentro de rectoría en un principio genero una antipatía casi generalizada de la comunidad universitaria. Sin embargo a medida que las asambleas de las facultades de Ciudad Universitaria se han acercado a dialogar con los estudiantes que se encuentran en el plantón, estas, las asambleas, han hecho suya la toma, dotándola de legitimidad. Las demandas que sostienen esta toma son:

1.-Garantizar que no habrá represalias a los que integran este plantón.

2.-Desistimiento de toda acción penal, que interpuso y las que puedan interponer las autoridades de la UNAM.

3.-La reinstalación de los estudiantes.


¿Por qué decir NO a la decisión del rector José Narro, de que entre la Policía Federal a la UNAM?

Ante este panorama de movilización estudiantil, el rector José Narro Robles levanto demandas (el viernes 19 de abril) ante la Procuraduría General de la República quien tiene la decisión de ordenar la intervención de la Policía Federal para desalojar a los ocupantes de rectoría. Esto es sumamente preocupante, que en un recinto donde se promueve el dialogo, el análisis y la crítica se pretenda resolver un conflicto mediante el uso de la fuerza del Estado.

Cabe mencionar que Manuel Mondragón y Kalb (Comisionado Nacional de Seguridad Pública) fue parte de la organización del operativo policiaco del 3 y 4 de mayo del 2006 en San Salvador Atenco y que dejo como saldo más de 40 mujeres torturadas sexualmente, dos asesinatos y más de doscientos detenidos los cuales fueron torturados física y psicológicamente. Mondragón también estuvo al frente de los operativos durante las protestas en contra de la toma de posesión de Enrique Peña Nieto, y que resulto en un sin número de irregularidades según la propia Comisión Nacional de los Derechos Humanos del Distrito Federal. Estos antecedentes nos dan una idea de las formas con las que se manejan y la manera en que particularmente desalojarían rectoría con el respaldo de las autoridades universitarias.

Las asambleas de diversas escuelas y facultades de la UNAM y de otras instituciones educativas se han pronunciado contra esta medida y anunciaron que si entra la Policía, ¡Narro se va!


Colectivo estudiantil Revuelta
Abril del 2013

Nessun commento: