mercoledì 23 gennaio 2013

Promotor cultural de Zihuatanejo acusa que la alcaldía lo despidió sin justificación


Promotor cultural de Zihuatanejo acusa que la alcaldía lo despidió sin justificación 

HERCILIA CASTRO (Corresponsal)
Zihuatanejo, 22 de enero. El promotor cultural Cristian González Ambario denunció que fue despedido injustificadamente de su trabajo como bibliotecario del municipio, para lo cual le fueron levantadas seis actas administrativas sin conocer la razón.
Manifestó que tras seis años de haber laborado como encargado de la biblioteca municipal Cuauhtémoc, violaron sus derechos de trabajador. Indicó que nunca le explicaron las fallas plasmadas en las actas administrativas a partir de las cuales lo dieron de baja.
Expresó que uno de los motivos por los cuales el jefe de Recursos Humanos, Rubén Sotelo, procedió a su separación fue que dio declaraciones a la prensa y “criticó al gobierno”, lo que era una razón para que lo despidieran.
No le enseñan las actas
Señaló que “igual y él dijo eso y las actas tenían otra cosa, esa es mi preocupación porque yo debí haber tenido las actas para poder leerlas y ver que estoy incurriendo en algo”.
González Ambario detalló que a inicios de año su cargo era encargado de la biblioteca municipal, pero al entrar esta administración, le disminuyeron su sueldo de dos mil pesos a mil pesos y lo dejaron en rango de bibliotecario, lo que también expuso frente a Sotelo ahora que fue llamado para que le dijeran por qué fue dado de baja.
Comentó que Sotelo le manifestó que el sueldo le fue bajado a todos los empleados municipales, “por órdenes del señor presidente” Eric Fernández Ballesteros.
“Sé perfectamente que la Ley de Trabajo de los Servidores Públicos del Estado de Guerrero, en su artículo 8 dice que en ningún caso el cambio de funcionarios en un poder podrán afectar los derechos de los trabajadores y en el artículo 30 asienta que por ningún motivo podrá reducirse el salario a un trabajador”, reclamó.
Subrayó que con fecha de 10 de enero, le levantaron un acta con faltas laborales, pero del mes de noviembre de 2012 e incluso los días de descanso, los incluyen como una falta.
Agregó que el servicio de una biblioteca es dar un espacio no sólo de cultura y esparcimiento, sino también de aprendizaje para que la ciudadanía se vuelva más abierta, culta, libre y con una crítica propia.
“Resulta irónico que yo que he promovido los libros, la lectura, sea una persona que me limite ahorita, pero afortunadamente la ciudadanía conoce la labor que he hecho y sé que la razón me ampara, independientemente de que tenga seis actas administrativas, independientemente de que no me hayan dado copia, lo que yo sé es un derecho”, dijo.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2013/01/23/index.php?section=sociedad&article=007n2soc


Nessun commento: