venerdì 14 dicembre 2012

Los desplazados de La Laguna


RAÚL SENDIC GARCÍA ESTRADA

Los desplazados de La Laguna

En la sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán se viven situaciones de ingobernabilidad, ataques y homicidios contra activistas ecologistas, y el nuevo fenómeno de desplazamiento forzado de personas, 105 habitantes de la comunidad de La Laguna fueron desplazados a Puerto de las Ollas ante el temor y la amenaza de morir ante agresiones constantes y persistentes en contra de líderes ecologistas.
La mayoría de los desplazados son niños y adolescentes, quienes sobreviven en situaciones precarias con alta marginación y sin el apoyo gubernamental adecuado; La Laguna es una comunidad asolada por la violencia ante la lucha por detener la tala inmoderada de los bosques y el control del territorio. En mayo del año pasado, 148 personas se desplazaron de La Laguna a Puerto de las Ollas, hoy nuevamente huyen de sus comunidades, ya que ha sido asesinada su líder Juventina Villa Mojica, quien fue acribillada el día que abandonaría su comunidad.
Las condiciones de sobrevivencia son infrahumanas, sin los servicios básicos de higiene y salud, sus precarios bienes quedaron en su pueblo natal: 130 vacas y 30 marranos.
Los últimos siete años han sido asesinadas aproximadamente 30 personas en la defensa de los bosques, la impunidad campea por esta parte de la sierra y el gobierno se concreta a entregar enseres domésticos, pero no se compromete en la aplicación de la justicia.
La atención que brinda el Estado se remite a la entrega de víveres, algunas medicinas, ropa y comida, pero en ningún momento se compromete con la aplicación de la ley y la detención del grupo armado agresor. Las amenazas ahora también son enfocadas en contra de los habitantes de Puerto de las Ollas por haber dado cobijo y refugio a las familias desplazadas.
En medio del bosque se encuentran niños, jóvenes, mujeres y adultos en huida permanente, a quienes ahora el gobierno estatal plantea dividirlos en diferentes comunidades.
Son aproximadamente 15 mil hectáreas arrasadas por talamontes, quienes incluso han rastrillado las carreteras para sacar las maderas preciosas; es necesario poner atención puntual en situaciones tan importantes y delicadas en las que están en riesgo la vida de varias familias.
La incertidumbre sobre el peligro y el futuro de las personas amenazadas así como las situaciones de vivienda, alimentación, servicios y educación, encienden un semáforo en rojo sobre esta situación que desde el poder se ha minimizado observándose falta de compromiso ante ella, las autoridades han sido rebasadas por el problema, detener el peligro que corren los sobrevivientes y las acciones preventivas que se deben desarrollar para preservar la vida y la integridad física de las personas.
El acceso a la justicia se debe abrir para todos los ciudadanos, además de la aplicación de protocolo de seguridad y medidas cautelares de resguardo y protección para preservar la seguridad es tarea urgente e impostergable, existen fuertes intereses económicos y políticos en el control de territorio y la explotación de la madera.
El cuidado de los bosques es una tarea de alto riesgo donde se expone la vida al oponerse a la tala inmoderada que afecta de forma directa a los procesos naturales y los ecosistemas, tienen ya un año de desaparecidos los dirigentes ecologistas de la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán, Eva Alarcón Ortiz y Marcial Bautista Valle.
Las autoridades han caído en la inacción ya que los operativos y protocolos de seguridad así como la operación Guerrero Seguro no llega a lo más alto de la sierra del estado; lo que sí se recuerda son los atropellos cometidos por la policía y el Ejército contra la población.
Existe una tendencia a criminalizar todo movimiento social ya sea ecologista, normalista, etcétera; pareciera que el destino de los ambientalistas es vivir en una fuga permanente para preservar su vida y su integridad.
Hace aproximadamente cinco años se recuerdan las incursiones violentas de la policía del estado, de la entonces policía judicial, contra los activistas que defienden su entorno, su territorio y el medio ambiente. Es necesario parar la impunidad y la estela de muerte en la sierra de Guerrero. 

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2012/12/14/index.php?section=sociedad&article=002a1soc

Nessun commento: