domenica 11 novembre 2012

Movilización de locatarios logra liberar a acusados de vender piratería en la capital


Acusan de arbitrarios a policías federales que irrumpieron en el andador Zapata

Movilización de locatarios logra liberar a acusados de vender piratería en la capital

Entre los detenidos están una mujer de 60 años y otra que amamantaba a su bebé durante la acción
CITLAL GILES SÁNCHEZ ( )
Chilpancingo, 10 de noviembre. La noche del viernes, policías federales acompañados de agentes de la Procuraduría General de la República (PGR) decomisaron ropa, zapatos y bolsas, todos piratas, de varios locales ubicados en el andador Zapata, en el centro de la ciudad.
Los policías también detuvieron a siete personas, entre ellas una mujer de 60 años y a otra junto con su bebé de meses. Ante este hecho, que para los comerciantes establecidos fue “una arbitrariedad”, marcharon este sábado hasta Casa Guerrero para exigir al gobernador la liberación de los comerciantes. Cerca de las 3 y media de la tarde, los detenidos fueron liberados.
Alrededor de las 8 de la noche del viernes, unos 40 policías federales e inspectores de la PGR entraron a varios establecimientos y con violencia, sin orden de cateo, decomisaron la mercancía, clon de marcas registradas como Louis Vuitton, Channel y Abercrombie.
En la operación, la señora María Tejeda fue detenida por al menos 40 agentes, quienes la encañonaron y la sacaron de su local por vender mercancía pirata.
La hermana de la agraviada detalló que “con lujo de prepotencia y violencia la sacaron del negocio; los policías la intimidaron porque entraron cortando cartucho, encañonándola; a una persona de 60 años, la trataron peor que a un delincuente”.
Procedieron igual con varios comerciantes establecidos; incluso, según los mismos afectados, se llevaron a una empleada de una dulcería, quien en ese momento amamantaba a su bebé de meses.
“La gente fue jalada por los policías; ni siquiera mostraron una orden de cateo, ni órdenes de aprehensión; se la llevaron sin decir nada más”, relató otro comerciante afectado.
La noche del mismo viernes, los comerciantes se organizaron y marcharon hacia la delegación de la PGR para exigir su liberación; sin embargo, no les hicieron caso.
Esta sábado, los comerciantes, encabezados por el empresario y político Pioquinto Damián Huato y con el respaldo de locatarios del mercado Baltazar R. Leyva Mancilla, cerraron sus negocios para salir todos juntos en una marcha hacia Casa Guerrero, donde hicieron un plantón para exigir al gobernador su intervención.
En tanto, el abogado de los comerciantes, Santiago Rojo Inzunza, consideró que fue una “total violación” a las garantías individuales de los comerciantes, del derecho al trabajo, porque, dijo, se les negó la oportunidad de acreditar la legal procedencia de sus productos, “y en un acto de rapiña, ingresaron los elementos federales armados a los establecimientos, intimidando a los propietarios y empleados”.
Insistió que para que el delito se tipifique debe de existir una querella de los representantes o de los propietarios de las marcas registradas, “y aquí los policías federales no mostraron qué marcas tienen denunciadas, y aun así se los llevaron a la delegación de la PGR”.
Por su parte, Damián Huato, ex líder de la Canaco, mencionó que entre los detenidos destacan la comerciante María Tejeda Vargas, una cajera de un negocio conocido como El Baratero, una mujer con su bebé, y otras cuatro personas.
“Demandamos que el gobernador Ángel Aguirre intervenga, porque pagamos impuestos, generamos empleos, pagamos rentas, seguro social”, dijo.
Reprochó que cuando se le pidió ayuda al alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos, se negó con el argumento de que el asunto es federal.
Durante la marcha, cerca del monumento a las Banderas, los comerciantes se encontraron con el diputado federal Jorge Salgado Parra, a quien le pidieron su intervención: “nosotros votamos por todos los candidatos del PRD, por eso te pedimos que ahora nos apoyes”.
Salgado Parra, en el transcurso de la marcha, se comunicó con la Procuradora General de la República, Marisela Morales Ibáñez, y posteriormente con el delegado de la PGR en Guerrero.
En breve entrevista, el diputado federal dijo que es “altamente preocupante que la PGR haya hecho eso; me dicen que no hubo órdenes de cateo, ni nada de eso, y si fue así, violó altamente las cuestiones jurídicas, y de ser así, vamos a exigir la liberación inmediata y sanción a los policías involucrados”.
Durante la marcha, los comerciantes pasaron por las instalaciones de la Policía Federal, donde gritaron al unísono: “federales cobardes, chinguen a su madre” “rateros, rateros”.
Varios portaban pancartas y letreros en los que se leía: “no somos delincuentes, somos contribuyentes”; “PGR, respeta a los comerciantes”.
Además, con un altavoz invitaban a la gente a manifestarse contra los abusos de los policías federales, pues “ahorita fueron los comerciantes, mañana será contra la sociedad entera”.
Una vez llegando a la puerta 1 de Casa Guerrero, los comerciantes comenzaron a gritar: “Audiencia, audiencia” y “Pidieron nuestro voto, queremos solución”.
Cerca de la 1 de la tarde, Salgado Parra y una comisión de comerciantes se dirigieron a la delegación de la PGR para pedir la liberación de los detenidos.
Finalmente, los presos fueron liberados cerca de las 3 y media de la tarde, y se dirigieron a Casa Guerrero, donde tenían el plantón los demás comerciantes.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2012/11/11/index.php?section=sociedad&article=005n1soc

Nessun commento: