domenica 2 settembre 2012

Volveremos todos mañana al matadero- Poema anónimo


VOLVEREMOS TODOS MAÑANA AL MATADERO
Anónimo




1
Ahora estamos todos en las calles,
literalmente en la calle,
como debe estar el hombre
que se cansó de ver televisión;
estamos en la calle
juntos,
brazo con brazo
encadenado de carne y hueso,
acompañándonos
en nuestra soledad de adolescentes.

2
No me pregunten por qué.
yo no sé ni quién me manda,
porque ya no quiero obedecer a nadie.
Estoy en la calle
estamos en la calle miles como yo
con mantas y cartones.

3
Protestamos
¿Por qué?
no me pregunten
quizá porque hay muertos que yo no conocía,
porque vejaron a la amiga de un amigo,
porque golpearon a muchos que no vi
no sé
no me pregunten.

4
Quizá por el miedo que sentí al ver esos tanques
sus bazukas, sus granadas y metrallas
sus cascos y pistolas
su miedo de nosotros
su indefensa armada.

5
¿Qué quiero?
No lo sé;
pero sé bien lo que no quiero.
Tampoco sé a dónde ir
pero sé de dónde quiero irme.

6
No me pidan a mí listas de difuntos
de heridos desaparecidos
si lo quieren vean sus archivos,
seguramente ahí
con sus listas de difuntos
o desaparecidos misteriosos
se han alimentado generaciones de ratas como ustedes.

7
Yo no quise aprender la lección de mis padres;
lo único que me enseñaron en la escuela
fue una frase dedicada al César presidente;
"Los que van a morir te saludan"
y la digo aquí
frente al palacio
del brazo de mi amigo
del brazo del otro, que si no es mi amigo,
piensa amigo como yo.

8
Yo no quise aprender la lección de política
que ustedes le dieron a mis padres,
la de la paz, la de la calma,
la de las instituciones y las fuerzas vivas, rete vivas
la de la XEW y la "Cadena de oro",
la de Agustín Lara y Pedro Vargas,
Elvira Ríos y Cri-Cri,
la de creo en ti porque tu nombre se escribe con la equis,
la de las ideas modernas y el barril embotellado,
la de las anatomías de la traición
o el telemundo inmundo.

9
Tampoco quise ir a sus misas indecentes
ni oír sus informes septembrinos
ni asistir a la milicia en mis 18
por lo cual pagué a un sargento borrachín,
gente de ustedes...como ustedes,
diez pesos de tequila por su firma.

10
No quise ser actor en la farsa oficial
por tantos dirigida,
pero me ofrezco a participar en la tragedia
que ahora llevan a escena con sus armas.

11
Quiero morir aquí, en la calle,
no en un campo de batalla entre las mieses
sino en estas calles citadinas
cerca de ustedes...asesinos,
cerca de Sanborn´s...tragadero
en donde en desayunos políticos,
políticos perpetran nuestra muerte
entre enchiladas suizas y hotcakes.

12
Aquí en la calle de Madero
rodeado de tantas joyerías
como judíos ricos conocemos
aquí en High Life
donde uniforman granaderos
    frente al Palacio de Iturbide
donde debía vivir el presidente
Emperador actual trigarante.

13
Que me maten aquí, frente a este monstruo
al que llaman palacio aún de Bellas Artes
en donde ustedes ceban el veneno
al llamar cultura para el pueblo
y que no es más que un ping-pong de maricones.

14
Que me maten aquí
en la avenida Juárez
que al fin y al cabo el prócer
ya solo es mármol y hemiciclo
y no puede por tanto atestiguar
la traición con que ofenden su memoria.

15
Sacrifíquenme aquí...en la Alameda
para que la multitud dominical
triture mis restos con sus pies
cuando ustedes vuelvan a ofrecerlo
Raphaeles y Massieles
cantantes de "protesta" pagados por ustedes
para que mis restos abonen sus glorietas
y sus prados de gladiolas y de fuentes.

16
Mátenme aquí
bajo esta mole horrenda
que apodan monumento
con la que inútilmente inmortalizan
una Revolución que, si no hicieron
la cobran diario en nóminas y en prensa
después de haberla convertido
de la lucha que fue...tan fratricida
en fiesta de jaleo divertido
que devino tan sólo presupuesto
aviadurías, movidas y mordidas.

17
Pero mátenme aquí
cerca de ustedes
de su palacio de gobierno
de su departamento del distrito
de su catedral...cueva de buitres
de su portal de mercaderes
así llamado en la memoria
vanidosa de ustedes
que dan su último grito.

18
Mátenme aquí
en lo que llaman Zócalo
sucursal y matriz del propio rastro
Mátenme aquí...cerca de ustedes
frente a ustedes
bajo el astabandera.

19
Y cuando se abran los añejos balcones de palacio
para dar gritos de independencia septembrina
o saludar desfiles de sus tanques
o de sus sindicatos blancos adheridos y adhesivos
huele a muerto
huele a mí
huela a joven y gases lacrimógenos.

20
Para que en la campana de Dolores haya zopilotes
esperando más muertos
para que cuando esas aves de rapiña
imagen y símbolo de ustedes
devoren nuestros restos
encuentre su organización por fin
el verdadero emblema nacional
que imprima en su bandera traicionada.

21
Mátenme aquí...cerca de ustedes
no se molesten...por Dios...no se molesten
en desplazar sus fuerzas a San Ángel
a mi Ciudad Universitaria,
al aíre puro
al panorama de rocas de volcán
de juventud
de estudio y de progreso.

22
Aquello es nuestro
de los jóvenes
de los hombres de hoy
no del mañana
porque ahí...podría darse el caso
de que muriera alguno de sus juanes
de sus azules granaderos
o de sus policías secretos indiscretos.

23
y olería mal entre nosotros
olería a cadáver de enemigo-hermano
entre aquella pureza vegetal
No se molesten...por Dios...no se molesten
volveremos todos mañana al matadero
a su sangriento zócalo
entrando por Madero.
                           UNA VÍCTIMA DE LA DEMOCRACIA

Poema inédito de la compilación 53 poemas del 68, de Miguel Aroche Parra 


Licencia de Creative Commons
Volveremos todos mañana al matadero by Anónimo is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.






















Nessun commento: