lunedì 10 settembre 2012

Crónica de lo ya anunciado en el zócalo


Gatos Pardos

Crónica de lo ya anunciado
Hercilia Castro






México, 9 de septiembre. Son las 9: 30 de la mañana y el sol está a lo máximo, es domingo,  la gente pareciera celebrar este domingo con júbilo, como si no existiera pobreza en los hogares, como si no hubiera muertos y desaparecidos en el país, como si este domingo todo fuera fiesta, como si el grito de Independencia se adelantara una semana.

El Café Popular se llena de simpatizantes y seguidores andrésmanuelistas, en una mesa gritan “Viva López Obrador”, aplauden los presentes mientras en una mesa debaten el concepto de La maza y defienden como izquierda pura el movimiento estudiantil nacido en la Ibero, #YoSoy132.



El Zócalo amalgama todos los rostros, desde el norte hasta al sur. Desde temprana hora que llegamos al Zócalo capitalino nos toca ver la efervescencia, están los esmeitas con su platón en busca de una respuesta, de un trabajo que de manera sanguinaria les fue arrebatado hace casi tres años; El señor que vende a peso la Sopa de letras estilo Peña Nieto, para mofarse de la desgracia con el desgraciado presente mexicano, hasta los mexicanos venidos a la plaza de todas las entidades.


Banderas de todos los colores, desde los aún adeptos al PRD, hasta la bandera arcoíris de la diversidad sexual, los esmeitas botean y dan sus volantes del movimiento, otros más venden pulseritas o pines con la caricatura de Amlo, los vendedores de tacos de canasta, 5 tacos por 10 pesos, el señor que lleva los cigarros, los dulces y agua, es un día de ventas.

Son las 10 de la mañana y la explanada ya aglutina a miles de mexicanos en espera de lo que dirá el líder y ex candidato de “las izquierdas progresistas”, Andrés Manuel López Obrador, el calor no mina los ánimos, los alimenta como el rayo del sol a la tierra para que florezcan los frutos, reverdezcan los campos y se alimente de alegría el concreto.


“¡Arriba Andrés Manuel López Obrador!, ¡De México para el mundo! “ grita el grupo musical tabasqueño Chamaney, mientras toca Que Tabasco es un edén y quién pompo, y la gente sigue bailando mientras grita “Es un honor estar con Obrador, es un honor estar con Obrador”, o el ya sabido “No estás solo, no estás solo”.

El acto, convocado para las 11 de la mañana se alarga mientras más llegan a la plaza, se escuchan los “Revolución, revolución”, Jesusa Rodríguez habla del Popol-Vuh y escucha una porra “homofóbica” que uno no distingue de tantos vivas que hay en el Zócalo, reitera que cada quien puede hacer de “su trasero” lo que quiera, aquí lo importante es salvar al país, dice.



Después de estar bajo el sol escuchando como tres veces que “ya va a llegar” López Obrador, el líder (como lo llaman miles) , sigue gritando vivas y su rechazo al presidente impuesto de las televisoras y la derecha mexicana, el priista Enrique Peña Nieto.

Es mucho el hastío, se percibe en el aire, se siente bajo el calor de la mañana, se escucha alrededor y la multitud grita con furia catártica “Revolución, revolución, revolución” (Aunque sepamos a conciencia no se cuenta con el aparato represor que tiene el Estado).


El tata Arvizu entra a escena y grita “Viva el Movimiento de Regeneración Nacional, viva la gente que lo apoya, viva Andrés Manuel López Obrador”, la multitud corea con un viva.

Un pequeño grupo tiene la banderita de Acapulco presente, otros van con playeras de #Yosoy132, destaca su bandera, una manta en una de las carpas del SME, Es cuestión de dignidad, se lee al fondo del templete que recibirá a López Obrador.


En las pantallas se muestra a los que acompañaran a López Obrador en el templete, al alcalde electo de Acapulco por el Movimiento Ciudadano, Luis Walton Aburto, el senador electo del PRD, Armando Ríos Piter, así como el gobernador de Tabasco Arturo Núñez Jiménez o el coordinador Estatal de Morena en Guerrero, Arturo Núñez Ramos, entre otras personalidades.

Al pasar la imagen de Núñez Jiménez alguien al lado grita “pero que no vaya a ser como el traidor de Sábines (Actual gobernador de Chiapas)”, nadie olvida los agandalles de este sexenio que acaba, mucho menos los que se han servido de la figura de López Obrador.


Los reporteros están esparcidos, unos no alcanzamos templete ni colarnos en el área destinada a los medios, pero ellos hacen su trabajo, la TVE entrevista a los ciudadanos, cámaras por todos lados, flashazos y el rechazo a los medios del poder es evidente.


Una mujer grita que hay orejas de gobernación tomando fotos desde Palacio Nacional, la paranoia de saberse en un estado represor que aminora las luchas no es para menos, han sido seis años muy duros para el 99 por ciento del mexicano, que ha enfrentado desde el desempleo, la miseria, hasta la pérdida de un ser querido.


Por fin llega López Obrador recibido con porras dominicales, la gente se vuelca a abrazarlo, esperan tan siquiera tocarlo con la mano o estar cerca de él (como si fuera un gurú que va a curarlos del cáncer de la desesperación, la rabia o un dolor de cabeza), parece que no llega al templete, lo logra.


Antes de su discurso le dan el premio a los ganadores del Ensayo electoral organizado por el Morena en el que participaron 64 ensayos, luego siguen las representantes del Morena, seguidas por Jaime Jiménez Espriú  y Raquel Sosa, entra López Obrador a  escena al grito de “Presidente, presidente, presidente”.

Todos esperamos la novedad, qué dirá hoy, cuál es el siguiente paso, iremos a la revolución, qué sigue para Morena, se hará partido, son las interrogantes para todos los concurrentes del D.F, y todas los estados que hoy se congregaron por el hastío de la corrupción y la fe en el hombre que sigue moviendo multitudes, como no se había visto en años, como muchos lo esperan.

No es sorpresa para algunos la decisión del tabasqueño de dejar el PRD y los partidos que lo apoyaron y que han conseguido puesto bajo la imagen del líder, pero la gente esperaba más, todos gritan revolución aunque López Obrador mantiene bien puesto su pacifismo para no caer a la provocación.


Remarca que respeta los puntos de vista pero no está de acuerdo con acciones armadas, seguirá en la lucha pacífica, le da su lugar al "relevo generacional", el movimiento estudiantil #Yosoy132.

Consuela a los presentes, que ven la ausencia de Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD, como un “ya sabía lo que le espera” (rechazo).

El acto termina y la gente se va con reflexiones a su casa, asumir que la lucha política no es cosa de seis años, sino que debe ser siempre, algunos solo vemos el discurso como el parteaguas de un movimiento popular que este domingo cuajó, aunque más tarde los medios busquen las opiniones  de sus mismos detractores, el PRD.


Una madre se va con su hija con síndrome de Down en brazos, pero contenta de haber asistido, “lo que sí es que México aún no está a la altura de un líder como López Obrador” dice una ciudadana.

“Qué más quieren, no piensan que el hombre se tragó su orgullo y sigue, que no se sabe derrotado a pesar de que sabía que iba a perder, está aquí, con nosotros”, dice otra señora.

Otros no hacen conjeturas, se van contentos de haber formado parte de un evento histórico, el hombre sigue moviendo multitudes sin tener que rogar o dar una dadiva o 500 pesos por la conciencia del cambio.


La pareja de tabasqueños que bailaron en el Zócalo al ritmo de Chamaney, ondea la bandera de Morena; ¿Qué tal?, ¿Cómo vio el evento?-preguntamos, A seguirle en la lucha y no dejar que lleguen los traidores, responde jacarandoso el señor.

¿Ustedes también van al mismo hotel?- Pregunta.

Sí, también nos quedamos ahí y ustedes ¿Cuántos vinieron?-

Pues mire, venimos de 16 municipios, incluyendo la capital (Villahermosa), llegamos ayer en la noche- dice orgulloso. Así muchos de todos los rincones de provincia vinieron, por sus propios medios y con convicción.


Son las dos de la tarde, los restaurantes del primer cuadro siguen llenos con los defeños y los seguidores del tabasqueño.

La guapa, sigue ahí, disfrutando la risa de nosotros, tal vez igual, pero airosa y en espera de que sus hijos se pongan a luchar y siendo el techo de los esmeitas, los indignados, los humillados y cansados de tanta corrupción y saqueo, nuestra bandera.






Nessun commento: