sabato 18 agosto 2012

Ir a la escuela que puedes, no a la que quieres


Natalia Gómez
MÉXICO, D.F., agosto 18 (EL UNIVERSAL).- Había muchas caras de alivio. Algunos jóvenes no aceptados en la UNAM, la UAM y el IPN tuvieron la oportunidad de escoger este viernes una universidad para continuar sus estudios de licenciatura, becados al 100% o con un pago de mil pesos mensuales.
La atmósfera de frustración parecía diluirse con esta nueva oportunidad que tuvieron decenas de estudiantes. Sin embargo, la mayoría accede a este beneficio, porque “no queda de otra” para seguir con su trayectoria académica y con la confianza de que en un año pueda revalidar sus estudios e incorporarse de manera definitiva a la UNAM o al Poli, luego del acuerdo que lograron los Movimientos de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior y el de No aceptados el pasado martes en la SEP.
Hubo algunos jóvenes que corrieron con la suerte de acceder a la carrera que querían, de manera especial los que iban a Sicología en la UNAM, pero también otros quienes no tuvieron la misma fortuna.
Rodrigo Quintanar Coba quería Relaciones Comerciales y la carrera que cursará será Negocios Internacionales.
“Tuve que modificar por ahora mi vocación. Lo que me tocó se relaciona poco con lo que quería, porque tengo que estudiar también Geografía y cultura de otros países y mucho de política y lo que yo quería era de relacionarse con la gente, producción e innovación para y del mercado. Voy a tener que estudiar cosas que no me gustan, que me dan flojera, pero le echaré todas las ganas, saldré adelante y después de un año entraré con muy buen promedio a la carrera que quiero en el Poli”, dice el joven.
La manera en la que estos jóvenes no admitidos acceden a la educación superior es de manera diferida, es decir, tendrán que cursar un año en instituciones incorporadas, institutos o escuelas politécnicas y mantener un promedio mínimo de ocho para luego revalidar materias y acceder a la UNAM o al Politécnico Nacional, que son dos de las instituciones que por reglamento pueden admitir a los jóvenes de esta manera.
Apenas el rector general de la Universidad Autónoma Metropolitana, Enrique Fernández Fassnacht, manifestó un compromiso de proponer al Colegio Académico una reforma al reglamento interno, que permitiría en futuros ciclos, incorporar de manera diferida a algunos de los no aceptados.
En esta oportunidad de negociación la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) se agregó a las ofertas educativas y ofreció, a quienes aplicaron y no fueron aceptados, cursar en el sistema a distancia la nueva carrera de licenciado en Educación e Innovación para luego de un año, si es que conservaron el promedio mínimo de ocho, ser incorporados a la carrera que ellos escogieron en el sistema escolarizado.
Pero los que demandaron la Universidad Nacional Autónoma de México o el Instituto Politécnico Nacional , este viernes fueron citados en la Dirección General de Colegio de Bachilleres para escoger alguna de las carreras ofertadas.
Marisol Guerrero ha intentado, desde hace dos años, nueve veces ingresar a una institución de educación superior. Este viernes logró realizar el primer trámite para cursar la licenciatura de Sicología en la Universidad Chapultepec.
También Marco Antonio Arciga accedió a la carrera en la que no se quedó en la UNAM. Los próximos meses aprenderá Administración en la Universidad Insurgentes.
Para Maricruz Colótl fue más difícil la elección, pues la carrera de Enfermería no se encuentra entre las opciones. “Tal vez escoja Sicología, que es lo que más se acerca a la carrera que quiero y para que así no tenga que revalidar tantas materias”, dijo la joven.
Serán más de 2 mil personas beneficiadas con estas acciones, que año con año se llevan a cabo y resultan un “mejoralito”, según investigadores, para aliviar el gran problema del sistema educativo.

Nessun commento: