giovedì 12 luglio 2012

Vuelven a La Laguna los que se fueron obligados por la violencia


No encontraron en Puerto de Las Ollas el apoyo gubernamental que les ofrecieron

Vuelven a La Laguna los que se fueron obligados por la violencia

No tienen qué comer, pues no pueden trabajar porque “el enemigo anda rondando”, explican
HERCILIA CASTRO (Corresponsal)
Zihuatanejo, 10 de julio. Mujeres de Puerto de Las Ollas, municipio de Coyuca de Catalán, denunciaron que las familias que fueron desplazadas de la comunidad La Laguna regresaron a pedir asilo porque “se están muriendo de hambre”.
María García recalcó que, a un año del conflicto, “los de La Laguna están en problemas, están arrinconados, no pueden trabajar, no tienen qué comer, algunos se regresaron, los niños venían de malas –con desnutrición–, no tienen nada”.
“Todas las demás familias no tienen de qué vivir, están arrinconados –los hombres–, las mujeres y los niños”, agregó.
Subrayó que de La Laguna son cinco familias las que se regresaron debido a las precarias condiciones en que viven en esa comunidad.
“Eran antes como unos 50; nosotros nos damos cuenta que los hombres no pueden trabajar porque el enemigo ahí anda rondando, y los hombres no pueden trabajar, ni conseguir nada, y los niños y las mujeres lloran de hambre porque no pueden conseguir nada”, dijo.
Manifestó que por ahora, “dentro de lo que cabe, estamos bien, pero las amenazas no se quitan” y que el Ejército ya se calmó, no es como antes –de las incursiones armadas en 2009–.
La pobladora expresó que no han tenido conocimiento de que el gobierno estatal los apoyará y que han llegado no sólo familias de La Laguna, sino también de comunidades cercanas al llamado Filo Mayor.
Criticó que las comunidades de Puerto de Las Ollas y Las Palancas siguen sin clínicas de salud, “ni médicos; el camino, orita se puede bajar y subir, todavía no quedamos incomunicados”.
Relató que cuando subió a la comunidad “el secretario del gobernador, se le pidió una clínica, un médico, pero fueron puras promesas, el viento se las llevó. Nos prometieron recursos para hortalizas, aguacate, lo que quisiéramos”.
La pobladora enfatizó que el Ejército sube y sabe de la existencia de los grupos delictivos que rondan, “pero ahí se ven, no hacen nada”.



Nessun commento: