venerdì 24 febbraio 2012

El 5 de junio será visible la conjunción de Venus y el sol

Cada 105 años, los dos astros caen juntos hacia el cerro Guamilule, en Petatlán

El 5 de junio será visible la conjunción de Venus y el sol

MARISOL WENCES MINA
Petatlán, 23 de febrero. El próximo 5 de junio será visible la conjunción del planeta Venus y el Sol –lo que sucede cada 105 años-, y cómo los dos astros caen juntos en el horizonte hacia el cerro del Guamilule, desde el sitio arqueológico de Xihuacán, en la comunidad de La Soledad de Maciel, en este municipio. Además el sitio es tan relevante como Teotihuacán, y su arquitectura es única entre los restos de culturas mesoamericanas conocidas hasta ahora, indicó el arqueólogo Rodolfo Lobato Rodríguez, encargado del Proyecto Especial Soledad de Maciel. Hasta hace poco se pensaba que la construcción en tierra cruda y con adobes era una tecnología traída por los españoles; sin embargo, se encontraron edificios en Xihuacán acorazados de barro que datan de mil 305 años antes de Cristo.
El cerro de Guamilule representaba para los Xihuacanos al dios Tlaltecutli, ya que debido a la alineación de la ciudad con Venus, el Sol y la estrella Polaris, se observa desde allí cómo el dios “devora” en el ocaso al planeta y al Sol. La mitología dice que la deidad habitaba en un centro rodeado de agua, y el Guamilule está rodeado por la laguna de Barra de Potosí y por el océano Pacífico. En el museo de sitio se encuentra una piedra con una de las representaciones más antiguas de este dios, al cual se le considera como un pre Xipe Totec, afirmó Lobato.
Otro de los elementos encontrados son entierros ubicados en el basamento del juego de pelota con señales de decapitación y cortes en fémures y huesos de las muñecas, lo cual es señal de que se practicó el sacrificio ceremonial. La delegada del INAH en Guerrero, Blanca Jiménez Padilla, señaló que la gran cantidad de juegos de pelota que se construyeron en esa época en lo que actualmente es Guerrero se debió al período de sequía por el cambio climático, lo cual llevó a los habitantes a ofrecer culto a los dioses.
Según datos ofrecidos en el museo de sitio de Xihuacán, en 1928 fue encontrado un monolito conocido como el Rey Chole, y en 1985 fue trasladada la parte superior al atrio de la iglesia de la comunidad. El resto fue descubierto en las excavaciones que se han hecho recientemente y fue colocado en el museo. Los pobladores hasta el momento no han querido que se traslade la deidad al inmueble.
La restauración de los edificios se realiza en colaboración con la Secretaría de Desarrollo Social a través del Programa de Empleo Temporal (PET) mediante el cual se les paga jornadas a los pobladores quienes se encargan se fabricar adobes y ayudar en el recubrimiento de los edificios con barro mediante una técnica especial.
En un recorrido por la zona, Jiménez Padilla, el delegado de la Secretaría de Desarrollo Social, Marcos Efrén Parra Gómez, y el presidente municipal de Petatlán, José Albino Lacunza, dieron luz verde a la tercera etapa de dicho convenio en este sitio, pero el PET opera en otras zonas arqueológicas del estado, de las cuales nueve están abiertas, y se estima que existen más de 10 mil sitios.
Parra destacó la importancia de Xihuacán debido a su trazado urbano y su tamaño.
Los basamentos fueron construidos con cierta elevación del piso y la mayoría alrededor de una explanada de bloques de barro –con propiedades antisísmicas según Jiménez Padilla-, debido a que están asentados en zona de humedales, y sin embargo no fue suficiente ya que una inundación provocó que sus habitantes abandonaran la zona.

http://www.lajornadaguerrero.com.mx/2012/02/24/index.php?section=sociedad&article=008n1soc

Nessun commento: