venerdì 1 luglio 2011

MILITARES TORTURAN Y ASESINAN A CIVILES EN XALAPA VERACRUZ Y LOS HACEN PASAR POR SICARIOS

En el marco de la guerra contra la delincuencia organizada Joaquín Figueroa Vásquez, un honesto trabajador, torturado, asesinado, e inculpado por sus asesinos.

El pasado viernes 17 de junio en la ciudad de Jalapa Veracruz, se dio a conocer la noticia en medios de comunicación escritos y electrónicos, de la muerte de once personas presuntamente vinculadas con la delincuencia organizada, en un reten del ejército mexicano ubicado en la carretera Federal Jalapa- Veracruz a la altura del 63Batallón de infantería, municipio de Emiliano Zapata.

Tres trabajadores de la empresa Construcciones Santa Clara, uno de ellos Joaquín Figueroa Vásquez, mecánico diesel de la empresa, que acompañaba al ingeniero y al laboratorista, regresaban de trabajar a bordo de una camioneta Mitsubishi de color blanco, al llegar al reten de Lencero, les marcaron el alto.

Lo siguiente que conocemos es que los tres fueron asesinados y presentados como delincuentes por la representación militar y civil, sus cuerpos presentaban huellas de tortura evidente, varios disparos por la espalda y el tiro de gracia. Al momento de su presentación, fueron acomodados en el interior de una camioneta color negro junto con el cuerpo sin vida de otra persona y fotografiados con armas de alto poder sembradas.

La versión oficial, dice que se desarrollaba un operativo, que actuaba en persecución de delincuentes desde el Tamarindo y que al llegar al reten militar, hubo un enfrentamiento a balazos con el saldo de 11 sicarios muertos y 8 detenidos.

Tal versión presenta inconsistencias, sí el supuesto enfrentamiento se da al marcarles el alto y resultan muertos ¿cómo llegaron a otro vehículo? ¿Por qué la camioneta no presenta impactos de bala? ¿Por qué los cuerpos tienen tiros por la espalda? ¿Y el tiro de gracia? ¿Y la tortura?

Los medios de comunicación siempre afines al gobierno en turno se alinean a la versión oficial, empero sólo hasta que se reúnen de emergencia la parte militar y la civil, para ponerse de acuerdo, antes dejan entrever parte de lo que en realidad sucedió, hablan de dos personas muertas y un herido, o de tres muertos y un herido, y de tres muertos dos heridos.

Hasta después de la reunión en palacio de gobierno, hacen coincidir la versión y todos dan cuenta de once muertos y ocho detenidos, para ocultar el asesinato de inocentes. En la citada reunión de los que “mandan” en lugar de reconocer públicamente que hubo errores, se les hace más fácil inculpar, a nuestros familiares, colgándoles el epíteto de sicarios, delincuentes, así se resuelven las cosas a espaldas de los ciudadanos, en los palacios de gobierno.

El gobernador del estado, Javier Duarte de Ochoa, haciéndose cómplice de los asesinos militares y policíacos, declaró que estas personas “eran sicarios y mordieron el polvo, que continuaran los operativos, caiga quien caiga”.

Queremos manifestar que es bien sabido en esta ciudad, que nuestros familiares, son personas honestas y trabajadoras, que no portan armas, ni son delincuentes, que ésta es una maniobra más, para hacer aparecer a inocentes como culpables, para encubrir errores y abusos de poder, y justificar la muerte de civiles, victimas de una guerra ciega, insensible y absurda.

Queda claro que son trabajadores, padres de familia, hijos, hermanos, vecinos, honestos, que los detuvieron violándoles las mas elementales garantías individuales, que fueron torturados y asesinados a sangre fría por el ejército mexicano - ése que se supone está para proteger a los mexicanos, pagados con las aportaciones de todos nosotros-, que maquillaron la escena del crimen; sembrando armas, subiéndolos a otro vehículo, mezclándolos con otras víctimas, para “presentar buenos resultados” y propagandear los beneficios de su guerra particular.

Así también nos queda claro que los gobiernos federal, estatal, y municipal, se burlan de nuestros derechos humanos y civiles, que encubren asesinos ó los tienen en sus nóminas, que fabrican “culpables” con las víctimas, que se burlan del dolor, de la impotencia de las familias mexicanas y que encima insultan nuestra inteligencia, ¿cómo vamos a creer un parte oficial lleno de contradicciones, que acusa a nuestras familias, al tiempo que las enluta, calumnia y pisotea?

“Continuaran los operativos, caiga quien caiga”, ¿eso es lo que nos ofrecen? Más muertos inocentes, más escenas maquilladas, más dolor, impotencia, rabia, ¿más retenes militares? Para que el gobierno siga vanagloriándose de presentar cifras de “sicarios” muertos, al costo del sufrimiento de nuestras familias, ¿en cuantos “operativos” ha sucedido lo mismo? ¿Cuántas veces el gobierno ha aclarado que se ha equivocado, que ha cometido errores, que hay victimas civiles inocentes? Sí así fuera, los números presentarían más víctimas inocentes que sicarios, entonces quizá entenderían que su estrategia de guerra es totalmente errónea.

Por lo anterior demandamos:

.- Esclarecimiento de los asesinatos de Jalapa

.- Justicia para Joaquín, para sus compañeros, y para todas las victimas del país.

.- Llamamos a las familias de las victimas de jalapa a unirse y limpiar los nombres de los nuestros, a las familias de las victimas de todo el país, para impedir que haya una victima más, a todos y todas a sumarse a ésta lucha por la vida

1 commento:

Anonimo ha detto...

Ja... si supieras que en la carretera de Aguascalientes a Xalapa paso algo semejante y se presume que eran sicarios (posiblemente "Z") quienes habían montado un falso retén haciendose pasar por militares. Después de esta nota, ahora dudo de que en realidad fuesen sicarios.